Anthony Davis jugará esta noche, pero… ¿en qué estado?


Es la pregunta que se hacen muchos y la preocupación de otros tantos aficionados de Los Angeles Lakers. La derrota en el quinto partido ante Miami Heat –el primero que podía darles el anillo– fue dolorosa, pero lo realmente inquietante para los de oro y púrpura fue ver cómo una de sus piezas fundamentales, Anthony Davis, acababa el partido literalmente cojeando.

Por un momento llegaron a albergarse dudas sobre si el ala-pívot estaría en condiciones de disputar el sexto encuentro. Esa incertidumbre fue directamente aclarada por él asegurando que estaría bien para el domingo, una perspectiva que ahora han refrendado desde el equipo al catalogarlo como probable para el choque de esta noche. Davis estará sobre la pista, es casi en hecho, pero el nivel al que pueda desplegar sus enormes cualidades para jugar a esto es otra historia.

En el primer cuarto del sexto partido La Ceja vio como se agravaba una lesión previa en el talón. De pronto empezó a quejarse de su pie derecho y ni siquiera pudo bajar a defender la jugada mientras quedaba sentado con dolor a un lado de la pista. Regresó a la cancha, cierto. Acabó con 28 puntos, 12 rebotes y 3 tapones, también es verdad. Pero los últimos minutos fueron un auténtico suplicio para él –se torció el tobillo izquierdo–. En cada transición se le veía cojear para ocupar su lugar ya fuese en ataque o en defensa. Sus últimos seis minutos en la parcela ofensiva quedaron reducidos a un triple fallado y a un rebote ofensivo que prácticamente se encontró bajo el aro para poner en ventaja momentánea a los suyos. Nada más. Literalmente estaba fuera de la ejecución ofensiva.

Eso no puede ocurrir en unas horas si los Lakers quieren evitar el verse abocados al séptimo partido. Si hay algo que ha decantado por momentos las Finales hacia el lado angelino ha sido la superioridad interior de Davis. Aunque cayeron en el Game 5, por momentos La Ceja desesperó literalmente a Bam Adebayo. En el Game 4, victoria para Lakers, demostró que igualmente puede frenar al mejor jugar de Miami: Jimmy Butler. En su máxima expresión Davis puede ser el jugador más determinante de esta eliminatoria. Si los Lakers no cuentan con su versión al cien por cien, es seguro que sufrirán más de lo que ya lo están haciendo.

Lo que es igualmente indudable es que entre tenerlo mermado o no tenerlo la diferencia sigue siendo abismal. Su intimidación vive por encima del estado físico en el que se encuentre. Para Miami nunca será lo mismo atacar la pintura de Lakers teniendo a Davis delante que viéndolo en la banda. Idem para sus compañeros. El propio LeBron James ha asegurado que tenerlo a su lado, y más el que eso ocurra aunque esté cojeando, sirve para dar confianza tanto a él como al resto del equipo.

(Fotografía de Mike Ehrmann/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.