Bam Adebayo, el hombre ideal para construir (según Russell)


Ni Doncic, ni Ingram, ni Siakam, ni Anteto, ni La Ceja. Su nombre no se pronuncia, se grita (haría las delicias del narrador de los Bulls)… Bam! Bam! Bam!… Adebayo. Un fusil que, últimamente, cada decide abrir fuego, impacta en el objetivo. Ese es el nombre que escogería D’Angelo Russell para rehacer el (perdón por esto) extingo Big Three de Minnesota tras la salida de Butler a Philadelphia y Andrew Wiggins a San Francisco.

Que no nombrase a Luka Doncic (o a Trae Young) se entiende sencillamente porque ocupan el mismo lugar en pista, y el guard de los Timberwolves no está dispuesto a volver a sus viejos tiempos de escolta; pero sí sorprende un poco que en esta NBA que no deja de perder (voluntariamente) centímetros, D’Lo escoja a otro hombre grande para hacer compañía en la pintura a Karl-Anthony Towns.

Aunque claro, lo de big men hay que agarrarlo con muchas pinzas. Por un lado están los de toda la vida (los Shaq, Dwight, DeAndre…), a quienes o si los sacas de la pintura se quedan como Kevin McAllister en una terminal de aeropuerto: perdiditos, perdiditos.

Y luego están los big men de ahora. Los Siakam, Embiid, Vucevic, Brook López, y si me apuras (por centímetros) Anteto, Durant, LeBron y, por supuesto, el propio Towns.

En esta segunda categoría entra, desde luego, nuestro Bam Adebayo, subcampeón del MIP de la temporada y uno de los grandes artífices (junto con Butler y Dragic) de que los Heat se mantengan ¡invictos! en estos playoffs, y estén a un sólo triunfo de su segunda barrida consecutiva, alcanzando las Finales del Este sin conocer el sabor de la derrota.

208 centímetros de two-way

El base de los T-Wolves ha sido el invitado especial de J.J. Redick (de vacançes desde el desastre de NOLA en la burbuja) en su podcast semanal. Y le hizo la clásica pregunta que tanto gusta a aficionados y periodistas. ¿Qué jugador joven escogerías para construir a su alrededor si fueses GM?

“Honestamente, y por el modo en que la liga está evolucionando, iría a por Bam Adebayo. Cuando tienes un jugador grande tan versátil en defensa y con lo que es capaz de aportarte en ataque como él hace… iría a por Bam, sin lugar a dudas”.

Edrice Femi (primera y última vez que escribo su auténtico nombre de pila) sólo tiene 23 años, y en los últimos 12 meses ha dado esa zancada que tan pocos jugadores están en disposición de dar: de convertirse en un buen complemento (pues eso era) en Miami, a un jugador All-Star capaz de liderar (coliderar en este caso) una franquicia. Y lo ha hecho a cortísima edad, cuando ni los más optimistas lo esperaban.

15,3 puntos (lanzando por encima del 50% de acierto), 12,4 rebotes (de los cuales 3,3 ofensivos) y 4,7 asistencias en menos de 35 minutos. Estos son los números que le avalan en los presentes playoffs, dando continuidad a todo lo exhibido en temporada regular. Un jugador (a falta de ver si se suelta desde el triple) total.

“Es a quien más recuerdo de cuando jugamos contra Miami”, termina Russell. “Nadie quiere emparejarse con él; es un mismatch permanente”.

(Fotografía de portada de Ashley Landis-Pool/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.