Boston se recupera en el desierto

Tras ver cortada su racha de 10 victorias seguidas este domingo en la pista de los Kings, en un desenlace del encuentro resuelto por los tiros libres de Richaun Holmes, la calidad de Buddy Hield y el fallo final de Marcus Smart, los líderes del Este viajaron sin descanso hasta Arizona para medirse a una de las sensaciones de este arranque de liga, unos que compiten, que plantan cara y que no se niegan ninguna aspiración pero que anoche tuvieron que ceder el paso a los (85-99). Boston, 11-2, es líder del Este e iguala a los Lakers, líderes del Oeste, con el mejor balance de la NBA. Por su lado, los Suns, 7-5 y un balance de 6-4 en los últimos diez duelos son séptimos del Oeste.

Un parcial definitivo en el segundo cuarto tumba a los locales

El partido estuvo muy competido hasta que se rompió en pedazos en la segunda mitad del segundo cuarto. A falta de poco menos de 5 minutos para coger el sendero a los vestuarios, Phoenix sostenía la velada con un buen 40-42 en contra. En un visto y no visto, parcial de 2-15 y 42-57 al descanso. La historia se termina ahí.

Phoenix, sin , por problemas de espalda, dejó la mano de la dirección titular en Jevon Carter, un jugador con mucha menos experiencia que el base español. Carter dejó 3 puntos, 2 rebotes, 2 asistencias, 1 robo y 1 tapón. El mejor de los Suns fue Devin Booker, 20 puntos, junto con Kelly Oubre Jr., 15 unidades. Aron Baynes, por el que se ha sabido que suspiraron los Lakers, hizo un bonito mate y se fue a la ducha con 9 tantos, 6 rebotes y 5 asistencias.

Lesión de Smart

El quinteto de Boston, mejor, como suele ser habitual. Jayson Tatum fue el máximo anotador de la velada con 26 tantos, a los que unió 11 rebotes. , 19 puntos, Jaylen Brown, 14 y Marcus Smart añadió 17 puntos. La mala noticia vino de este lado, ya que en una disputa al inicio del último cuarto con Booker, Smart se torció el tobillo derecho y tuvo que abandonar la pista. La buena, que se está consolidando como un sólido repuesto. Abrazó casi la media hora sobre la pista (29 minutos y 31 segundos, tope personal), para 10 puntos, 6 asistencias y 3 robos, líder del partido. Boston ha olvidado rápido el pequeño disgusto, por la forma de producirse más que nada, cosechado en Sacramento.

(Fotografía de portada: Christian Petersen/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Randle y Morris se combinan con 53 puntos para batir a los Cavaliers