Bradley Beal, ante los abucheos del público a su equipo: “Me niego a creer que este barco se hunda”


Tiempos revueltos en la capital de los Estados Unidos. La última derrota cosechada ante los Thunder pone contra las cuerdas a unos Wizards que no han podido iniciar peor esta temporada: un balance total de 1-7, con cero victorias y tres derrotas como locales.

En ese encuentro ante Oklahoma se pudieron apreciar muchas de las carencias defensivas que posee este equipo. No es que falta consistencia atrás, sino que directamente la defensa no existe, con jugadores que hacen la guerra por su cuenta y situaciones que parecen más un correcalles que un equipo de la NBA. La vuelta de Dwight Howard, lejos de proyectar mejoras, no supuso ningún aliciente anoche. El pívot, con gran capacidad para el rebote y la intimidación, es más un puntal de lo individual, pero no destaca por ser un gran organizador de la defensa. No es esa figura que sea capaz de ordenar al resto de sus compañeros para cohesionarlos y ofrecer una fuerte defensa. O cambian mucho las cosas, o los abucheos que se escucharon ayer por parte del público de los Wizards van a repetirse en más ocasiones durante este curso.

“No quiero pulsar el botón del pánico [de crisis]. No lo voy a pulsar aún, pero no estamos comportándonos como equipo”, relataba con rotundidad Bradley Beal, de quien se espera mucho más en pista. “Entendemos que aún es pronto. Y el comienzo no ha sido perfecto que digamos. Sabemos que la paciencia se agota por parte de todo el mundo, también por parte de nosotros mismos. Nadie está más desilusionado que nosotros”.

Defensa, defensa y más defensa

Los Wizards saben que en ataque también han de mejorar, pero ahí los ajustes son mucho más fáciles de accionar y resolver que en la defensa, donde los huecos son agujeros negros para que sus rivales se adentren en ellos. Es increíble ver la facilidad con la que se puede acceder al aro de Washington con una simple penetración, y eso es algo que los propios jugadores de los Wizards saben que han de corregir desde ya.

“El ataque nunca ha sido un problema para nosotros. Anotamos con facilidad. Es justo lo que deberíamos hacer en defensa. Hasta que descubramos cómo solucionarlo, vamos a tener los mismos problemas”, expresaba John Wall.

Beal continuó diciendo que “no me gusta dónde está el equipo, pero jamás me rendiré. Me niego a creer que el barco se hunda. Como uno de los capitanes del barco que soy, pongo la responsabilidad sobre mis hombros. Tengo que conseguir ser un mejor líder en la cancha, dar más de mí, ser un ejemplo. Y ojalá el resto de jugadores me siga”.

La visión del entrenador

Scott Brooks quiso relativizar la situación esgrimiendo que “tenemos que permanecer juntos y jugar los unos para los otros. Creo en mis jugadores. Tengo mucha confianza en que lograran jugar unidos. Vamos a comenzar a jugar mejor. Dwight evidentemente nos va a ayudar a ello”.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.