Bryan Colangelo deja su puesto en Philadelphia

La película ha terminado con el final esperado. , envuelto en un escándalo de cuentas anónimas de Twitter a través de las cuales habría ensalzado su figura a la vez que criticado a jugadores del equipo como Joel Embiid, ya no trabajará más en Philadelphia .

Según ha informado la propia franquicia, Colangelo ha presentado su renuncia como presidente de operaciones de baloncesto y ellos la han aceptado de forma inmediata. Así, ambos separan sus caminos tras llevar a cabo una rápida investigación realizada por Paul Weiss en la que se concluye que no fue el autor de los tweets ni tenía conocimiento de ello, pero sí que fue la fuente de información para los mismos, aunque no de forma mal intencionada.

Tal y como se dejó entrever poco después de conocerse la noticia de las cuentas anónimas, la investigación también concluye que la autora de las mismas es la esposa de Colangelo, algo que ella misma admitió en el momento de ser entrevistada. Sin embargo, el comunicado oficial del equipo, en el cual se asegura que la esposa de Colangelo borró cierto contenido de su teléfono móvil antes de que los investigadores pudieran acceder a él, deja entrever la intención de ocultar algo a la vez que un intento por borrar pruebas.

En cualquier caso, la resolución de las pesquisas no se centra en lo que pudiera hacer la esposa, sino en el hecho de que Colangelo fuese descuidado a la hora de poner en conocimiento de personas ajenas a la franquicia informaciones comprometidas.

Brown toma el timón

Toda esta historia ha supuesto un duro golpe del que los Sixers aún tardarán en recuperarse. Dando por hecho la distracción que ha supuesto en todos los estamentos de la organización, ahora llega el momento de reestructurar una oficina que ha quedado descabezada. Así, a la espera de encontrar un nuevo presidente, será el entrenador del equipo, Brett Brown, quien se haga cargo de las operaciones de baloncesto de manera interina y, en principio, de cara al Draft que llega en dos semanas. En cualquier caso, se muestra confiado en mantener la buena línea marcada: “Tenemos la potencia para avanzar y no perder el ritmo”.

Habla Colangelo

Conocido el dictamen de la investigación y su decisión posterior, Colangelo ha decidido dar por cerrar el tema con las siguientes palabras: “Si bien estoy agradecido de que la investigación independiente realizada por los 76ers haya confirmado que no tenía conocimiento o participación en la actividad de Twitter realizada por mi esposa, impugno enérgicamente la afirmación de que mi conducta fue de alguna manera imprudente. En ningún momento compartí deliberada o directamente con ella ninguna información sensible, no pública, relacionada con el equipo”.

“Sus acciones fueron un esfuerzo claramente equivocado para defenderme públicamente y apoyarme, y aunque reconozco cuán inapropiadas fueron estas acciones, ella actuó de manera independiente y sin mi conocimiento o consentimiento. Además, el contenido que compartía estaba lleno de imprecisiones y conjeturas que de ninguna manera representan mis propios puntos de vista u opiniones. Si bien esto fue obviamente un error, somos una familia y vamos a trabajar en esto juntos. Aunque no soy directamente responsable de las acciones, lamento que haya ocurrido este incidente y entiendo que se ha convertido en una distracción para el equipo. Por lo tanto, la organización y yo hemos acordado separarnos”, sentencia.