C.J. Miles y el duro inicio de Anthony Bennett en la NBA: “No mostraba emociones”


El que fuese número 1 del Draft de 2013 tendrá una nueva oportunidad de reengancharse a la Liga con Houston

No vamos a repetir la historia de Anthony Bennett paso a paso. Solo diremos que fue número 1 del Draft de 2013 y que ha pasado desde entonces por cuatro equipos (Cleveland Cavaliers, Minnesota Timberwolves, Toronto Raptors y Brooklyn Nets) sin que en ninguno de ellos se acercase mínimamente a lo que se espera de una primera elección del Draft.

Con ese recorrido nos trasladamos al presente. A mediados de julio Shams Charania de The Athletic anunciaba que el ala-pívot había firmado un contrato no garantizado con Houston Rockets. Allí, en Texas, se abre una nueva rendija para que pueda redimirse. Pero claro, es algo que hemos escuchado y leído tantas veces que quizás toca preguntarse por qué ha llegado a este punto, a uno en el que poco o nada se espera ya de él.

Justo sobre eso puede darnos pistas alguien que lo conoció en sus primeros pasos en la NBA, C.J. Miles. El escolta, con quien compartió vestuario en los Cavs, asegura que cuando lo vio en UNLV antes de que los de Ohio lo seleccionaran pensaba que “era un monstruo”. Además, y según sus palabras, “era justo el momento en el que la liga estaba girando hacia ese nuevo jugador que hacía de ‘3’ y ‘4’ mientras los quintetos perdían altura”. Sí, Miles creía que Bennett encajaría bien. “Estaba rompiendo el molde. Era lo suficientemente grande, fuerte y hábil como para ocupar ese espacio”.

Pero todo empezó a torcerse cuando saltó a la cancha. Aunque sus cualidades físicas estaban intactas, su fortaleza mental era prácticamente inexistente, algo que se unió a un carácter introvertido que tampoco ayudaba. “Falló un tiro libre y bajó la cabeza. Le dije que se trataba del mismo juego de siempre, que tenía las mismas habilidades que le habían traído hasta aquí. Intentaba que lo recordase”, comenta antes de aclarar que ayudarle no era sencillo.

“Visto desde el exterior… si estás luchando con algo y no muestras ninguna emoción, es realmente difícil porque es como dar la imagen de ‘no debe querer mejorar’ o simplemente ‘no le interesa’. Él no mostraba emociones y eso hacía fácil que pensaras así. Nadie lo ve como es es su personalidad, sino como: ‘Debería mostrar entusiasmo’. Algunas personas no están construidas así. No es así como hacen las cosas. Por supuesto por aquel entones era un niño pequeño. Tenía que aprender a trabajar”, explica en declaraciones recogidas por Yahoo Sports.

¿Ha cambiado esa situación en la actualidad? Lo desconocemos. La realidad es que el peso de ser número 1 pudo con él. Quizás si hubiese sido elegido a mitad de tabla (es un decir) podría haber progresado de otra manera. Pero no fue así. Ahora, con los Rockets, tendrá la opción de hacer una nueva ‘intentona’ tras dos años en los que ha desempeñado un buen papel en la G League. En la liga de afiliados ha promediado 12,2 puntos y 4,5 rebotes con un 45,3 por ciento en triples. Veremos si estos dos años alejado de los focos le ayudan en Texas.

(Fotografía de Sean M. Haffey/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.