Carlisle: “Brett Brown se ha convertido en una leyenda”


The Process no solo está siendo un éxito, sino uno mucho más rápido y rotundo de lo esperado.

Los Philadelphia 76ers están clasificados para los playoffs, tienen la oportunidad de hacerlo como 3º equipo del Este, y ahora todos estamos deseosos de ver cuánto ruido son capaces de hacer una vez empiecen las eliminatorias. ¿Finalistas de Conferencia? Que nadie descarte nada…

A la chita callando

Y sin embargo, quien ha estado siempre al frente del resurgir, quien ha aguantado en las duras y en las maduras, quien ha ido viendo día tras día cómo la pizarra empezaba a responder a sus designios, quien ahora recoge lo sembrado… fue tildado poco menos que de temerario cuando, en los albores del curso, ponía The Process a centrifugar y afirmaba que ya estaban listos; que eran tiempos de playoffs.

Brett Brown, cinco años al mando del timón en una travesía que ha sufrido toda clase de avatares.

Y no hay que mirar muy atrás, pues no debemos olvidar que el año pasado los 76ers cerraban el curso con un balance de 28-54.

Tiempo de colecta

Ben Simmons aún era un número 1 del Draft por estrenar, Joel Embiid se salía del tablero pero solo durante 31 partidos, y Markelle Fultz era otro prototipo de estrella por verificar, y apenas ha podido pasar de conejillo de indias. Demasiadas cosas en el aire; demasiadas piezas por encajar; y sin embargo, Brown tenía fe. Algo que para un homólogo suyo —probablemente uno de los más reconocidos  y respetados de la Liga a pesar del bache que atraviesa su equipo— es de alabar.

“En nuestra profesión, Brett Brown se ha convertido en una leyenda. Ha sido inquebrantable como líder y como ese hombre que siempre empuja a sus equipos a jugar a su máxima capacidad en términos de energía y esfuerzo”, han sido las palabras de Rick Carlisle, técnico de los Mavericks y que bien sabe lo que es ganar un anillo con una plantilla que ni siquiera figura entre las favoritas para hacerlo.

“Mientras todo esto ha ido sucediendo, en su cuarto y quinto año han ido moldeando a los chicos que les han gustado —Simmons, Embiid, Covington, Saric, McConnell…— y se han deshecho de otros que no han considerado lo suficientemente buenos —Okafor, Noel, Carter-Williams, Stauskas…—. Han añadido unos cuantos veteranos y han hecho un gran trabajo en el Draft”.

Lo cierto es que el conjunto de Philly se ha enfrentado a múltiples bifurcaciones en estos últimos años, fruto de una acumulación excesiva de talento, y han ido de criba en criba. El presente nos demuestra que han clavado prácticamente todas sus decisiones. Este curso han llegado a hilar una racha de 14 victorias consecutivas; algo que no se conseguía desde el año en el que los 76ers alzaban su último campeonato: la campaña 1982/83, con Julius Erving y Moses Malone a la palestra.

Fuertes en casa

Y Carlisle, además, se atreve a un vaticinio con tintes de augur para quien saque la pajita más corta. “No me gustaría ser el equipo que se enfrenta a estos chicos teniendo ellos ventaja de campo“.

La estadística le avala en sus palabras. Los 76ers se han mostrado como un conjunto altamente fiable en el Wells Fargo Center esta temporada. A falta de un partido más en casa —el 82º, ante los Bucks— los de Brett Brown acumulan un 29-11, o lo que es lo mismo, ganan el 72,5% de lo que disputan al abrigo de su afición.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.