Carmelo, despreocupado pese a sus bajos porcentajes


Cuando se supo que Carmelo Anthony aterrizaba en unos Oklahoma City Thunder que contaban ya con Russell Westbrook y Paul George, se llegó a analizar si serían capaces de competir con Golden State Warriors. Han pasado meses de aquello, y aunque el equipo luce mejor que entonces, sigue muy lejos de las expectativas.

Tan lejos que esos mismos análisis poco tardaron en virar hacia ‘qué le pasa a los Thunder’. La conclusión más rápida y lógica es que se trataba de tres jugadores difíciles de encajar, algo que no ha hecho más que ganar peso sobre todo por una de sus piezas: Carmelo Anthony.

El alero de Baltimore no se adaptado en ningún momento. En los albores del curso, allá por el mes de diciembre, aseguraba encontrarse en el peor momento de su carrera a nivel ofensivo. Tras estudiar la situación con Billy Donovan, se decidió que su rol quedase más limitado a esperar abierto sus opciones de tiro. Pareció funcionar; al menos hasta febrero, cuando de nuevo han aparecido las malas actuaciones.

A nivel general se encuentra en el peor año de su carrera con un 41% en tiros de campo, pero es que en el presente mes se queda en un 36,6% para 13,6 puntos por noche. ¿Preocupado? Para nada. Afirma que lo único importante es ganar.

“No sé el motivo. No creo que vaya a tener nunca los mismos números de antes debido al cambio de roles al ser parte de este equipo, al no tener tanto la pelota en mis manos y ser más bien un facilitador. En cuanto a los números y los porcentajes, no me importa. Cuando pasen cinco o diez años no pensaréis en que Melo tuvo un año en Oklahoma un 34%. No es algo que me preocupe. No vine aquí pensando hacer muchos tiros. Cuando es hora de ganar, es hora de ganar. Cuando es hora de lanzar, es hora de lanzar”, comenta tras el último entrenamiento.

¿Y el futuro?

Oklahoma tiene un objetivo, el anillo, y para ello quiere retener como sea a Paul George, ya que lo ven como el encaje perfecto para Russell Westbrook. ¿Qué ocurre? Pues que pueden encontrarse en unos meses sin él y arrastrando además los 27,9 millones de dólares que tiene Carmelo Anthony en su opción de jugador. El ex de los Knicks, quien podría optar igualmente por ser agente libre, tiene complicado alcanzar un contrato de tal valía en otra parte –casi diríamos imposible–; por ello, en OKC deberían hacerse a la idea de que continuará en el proyecto salvo que lo traspasen; y en este último caso, las expectativas tampoco son buenas, ya que conseguir algo de valor a cambio se antoja una ardua tarea. Toca esperar acontecimientos.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.