Charlotte sigue sonriendo al ritmo de Kemba Walker


Quizá pueda ser este el año en que los Hornets vuelvan a los playoffs, escenario que Kemba Walker y Charlotte no pisan desde 2016. De momento, en los Hornets las cosas van meridianamente bien, o no tan mal como otros cursos. Ayer sacaron adelante el compromiso contra los Hawks, uno de eso choques que se deben ganar en el Este para luego no acordarse de ellos en abril. Triunfo sólido contra Atlanta (113-102), con un Kemba Walker que sigue de dulce, 29 puntos suyos, para unos Hornets que sonríen y que se colocan con balance positivo, 6-5, algo que de seguir así en primavera te puede garantizar una plaza en las eliminatorias por el anillo, que no es poco.

Fuertes como locales

Los Hornets firman un 4-2 en casa, pero han ganado tres de los últimos cuatro duelos ante su afición. En ese 6-5 citado, sobresale el mencionado Walker, como siempre timón de un Charlotte para el que en los 11 partidos que llevamos de curso, el de New York ha firmado en 7 de ellos 25 o más puntos. Rumbo al All-Star. A su lado, ayer, Marvin Williams dejó 20 tantos.

Atlanta, lo esperado

Los Hawks, que el sábado habían ganado a los Heat, volvieron a la senda de la derrota, que presumiblemente será su etiqueta de aquí a finales de curso. Con un balance de 3-7 y 1-5 como visitantes, dieron no obstante batalla hasta el descanso, al que llegaron 3 puntos arriba (51-54). Trae Young,  18 puntos y 10 asistencias, el mejor de Altanta, que colocó de titulares a Kevin Huerter y a Omari Spellman. Juventud y futuro. Eso es lo que esperan en unos Hawks donde Vince Carter superó a Jerry West como el 21º máximo anotador de siempre en la NBA y donde Jeremy Lin, suplente al igual que Carter, aportó ante su antiguo equipo 19 puntos.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.