Chicago: reunión y… ¿cuenta nueva?

Tras la tempestad llega la calma -al menos eso nos dicen-. Chicago, la Ciudad del Viento, ha sido azotada las últimas 48 horas por una tormenta interna que, desatada por al criticar a sus jóvenes compañeros, fue retroalimentada por secundando los reproches del ex de Miami-, y rematada por , quien se despachó libremente al recriminar a los dos primeros su actitud.

Con ese aluvión de opiniones que no llamaban en ningún caso a arreglar los problemas existentes en el equipo, la franquicia tomó la determinación de que era necesaria una reunión en la que se pusiesen las cartas sobre la mesa. Pues bien. Ese encuentro se ha producido y la reacción posterior de los protagonistas -mismos que iniciaron el problema- da a entender que todo sigue igual y que en cualquier caso van a intentar que esto les sirva para mejorar en las próximas fechas sobre la cancha. Eso sí, desde el mando -léase Greg Forman (general manager) y Fred Hoiberg (entrenador)- se ha dejado claro que el comportamiento de todos ha sido intolerable, a la vez que se ha confirmado que los tres han sido multados pero no suspendidos.

Forman ha resumido el sentir de la franquicia asegurando que se encuentra “extremadamente decepcionado”, algo que se les ha dicho directamente a los jugadores. Poco más tenemos de versión oficial de la oficina de , ya que la intervención de Forman ante los medios -sin admitir preguntas- ha durado exactamente minuto y medio, prácticamente nada comparado con entrenador y jugadores, quienes se han movido entre los 8 y 15 minutos.

Justamente Hoiberg ha sido el primero en tomar la palabra tras el general manager para lamentar que sus jugadores optasen por utilizar la prensa para desahogarse. “Es inaceptable dar a conocer las quejas a través de los medios de comunicación”, comenta antes de buscar el lado positivo a todo lo ocurrido. “Sentí que esta mañana ha sido productiva”. En cuanto a la acusación de Rondo afirmando que sus decisiones se veían influenciadas por Wade y Butler, el entrenador contesta con un rotundo “no”. Escuchemos ahora a los jugadores.

Para Butler no ha pasado nada

Quizás por ser el peso más pesado del vestuario, dado que esta es su sexta temporada en el equipo, Butler ha optado en todo momento por un tono reconciliador en el que llega a afirmar que aún iría a la “guerra” con Rondo. “Me gusta la polémica. No tengo ningún problema con Rondo. Él habló por sí mismo y yo por mí. Sigamos adelante”, señala recalcando que no le molestaron los comentarios del base.

En cuanto a si esta reunión tendrá una repercusión positiva en el devenir de la temporada, el alero se muestra convencido de ello. “Creo que va a ayudar. Creo que esto nos empujará a mejorar. Cuando ganas no ha ningún problema y queda claro que todo lo que se ha comentado es uns distracción. Perder partidos ha ayudado a que esto ocurriese”.

Rondo, el defensor de los jóvenes

La voz discordante del vestuario, esa que fue apartada por su entrenador y que a última hora encaró vía Instagram a Butler y Wade, ha querido dejar claro que todo lo dicho no fue motivo de una enfado, sino simplemente por respaldar a ese chicos jóvenes que no tenían el rango suficiente como para contestar.

“No estaba enfadado. No fue un desvarío ni un discurso, simplemente fue lo que pensaba. En ningún momento traté de posicionarme como el chico malo, pero tengo una gran relación con los chicos jóvenes y tenían algunas cosas que decir”, explica para seguidamente recalcar que se mantiene en desacuerdo con Wade respecto a que los jóvenes no trabajen duro ni se preocupen lo suficiente, y que todo debería haberse resuelto sin salir al público. “Deberíamos haber llevado esto como hombres, cara a cara, en el vestuario”.

Cuestionado directamente por su post, Rondo comenta que habló con Kevin Garnett sobre cómo trasmitir el mensaje correcto y que el que acabamos viendo no fue el original, sino “el tercero”. En cualquier caso, se alegra de que se hayan destapado las cartas de cada uno. “Nadie ha entrado con guantes de boxeo ni ha habido enfrentamientos. Cuando la gente expresa sus sentimientos, las cosas mejoran”, concluye.

Wade, sin arrepentimiento

Llegado el turno de Wade, alguno podría haber esperado que reculase algo en sus críricas iniciales; sin embargo, y pese a sentirse bien tras haber hablado cara a cara con todos, sigue creyendo firmemente en lo que dijo. “Todos han tenido la oportunidad de expresarse. No me arrepiento de lo dicho. Como líder, hay veces que no se puede gustar a todos, pero no me preocupa. No estoy por encima de esto. Todos fallamos tiros, nos quedamos sin hacer la transición o discutimos con los árbitros”, comenta antes de excusar en cierta medida su reacción antes los medios tras la dolorosa derrota con Atlanta. “Me pongo delante vuestra muchas veces. Si estoy aquí frente a vosotros diez veces, no puedo hacerlo bien diez de diez”.

En cuanto a los rumores sobre su continuidad en Illinois, así como al hecho de haber elegido su ciudad natal para continuar con su carrera, tiene claro que no se equivocó. “No cambiaría en ningún caso la decisión de venir aquí. Desde que llegué, he sido feliz”. Si admite por contra que las cosas no han ido bien hasta ahora. “Nuestro balance es el fiel reflejo de lo que ha sido el equipo. Nos hemos movido con las olas”.

¿Y ahora qué?

¿Ha cambiado en algo la situación de Chicago? No lo parece. Escuchando los argumentos de cada uno, y sabiendo que puede que en privado haya habido otro tono y tipo de reproches, la realidad es que todos parecen seguir en sus posiciones. Wade cree que tenía razón en lo que dijo y Rondo todo lo contrario. Por el bien del equipo toca quedarse con el planteamiento de Butler: cada uno ha dicho lo que piensa y ahora se trata de jugar al baloncesto, algo que puede que no tengan que hacer durante mucho más tiempo los tres juntos.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Al Harrington no ve a Carmelo lejos de los Knicks

Gotham Ballers, el equipo semiprofesional de los ex NBA’s

Siguiente