¡Crisis total para Houston Rockets!


No funcionan estos Rockets y ya decir que están en crisis no es aventurado. Anoche, nueva derrota, otra más, esta vez en su visita a la pista de los Spurs, que resolvieron bien el duelo texano (96-89) y que pudieron brindarle la victoria a un espectador de lujo: Manu Ginobili.

La situación de los Rockets es dramática, con un balance de 4-7 y dos derrotas seguidas contra rivales a los que se supone debería superar al final de la Temporada Regular: OKC y San Antonio. Si el jueves contra los Thunder vimos a unos Rockets impotentes en ataque, con 80 puntos, ayer sábado más de lo mismo. Lo contábamos aquí, se preocuparon tanto de ajustar en defensa los de Houston que se dieron por hecho que las canastas eran cosa servida. Y no.

Ruina final

Houston, que no contó con Carmelo Anthony, baja por enfermedad, estuvo dentro del encuentro casi toda la velada. Y es extraño escribir esto así, como si los hombres de Mike D’Antoni conformaran una escuadra candidata a dar la sorpresa, a ganar inesperadamente, a amargar la noche a algún grande, cuando ellos, precisamente, tienen la etiqueta de candidatos al trono del Oeste. ¿O la tenían?

El caso es que entraron en el último cuarto solo un punto por debajo (72-71) y en esos barémos se movieron los Rockets hasta que ese poder ofensivo, su santo y seña como plantel, entró definitivamente en quiebra. A falta de poco más de tres minutos, el 86-85 prometía un final ajustado. Sin embargo, un parcial de 8-0 de los Spurs, coronado con dos tiros libres de LaMarcus Aldridge, colocó el 94-85 cuando el reloj apenas estaba por encima del minuto por celebrarse. No le hizo falta mucho más a San Antonio, que cerró ese tramo decisivo con un 10-4 de parcial, nada del otro mundo, pero suficiente para tumbar a unos tristes, perdidos y mediocres Rockets.

La peor versión de Harden

Aldridge, 27 puntos y 10 rebotes, fue el mejor del encuentro y el único en todos los Spurs en pasar de la cifra de 20 tantos. En Houston, James Harden dejó 25 puntos pero, atención, un alarmante 1/13 en triples, lo que nos lleva a los playoffs de 2017, a ese último duelo precisamente contra los Spurs en las semifinales del Oeste, donde La Barba se quedó sin combustible. Entre Temporada Regular y playoffs, Harden jamás había registrado un solo triple acertado con 13 lanzamientos. La crisis en el perímetro es global en Houston, un equipo que vive de esto y que anoche marcó un muy discreto 9/41 desde el triple. Los Rockets, 4-7 de balance, están a dos victorias ya del octavo puesto del Oeste, en manos de los Kings. San Antonio, mientras tanto, es cuarto con 7-4 de récord.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.