Curry-Oubre-Wiggins: el trío que funciona (a veces)


Las amenazas de traspaso se zanjan con hechos. No existe un método mejor. Kelly Oubre Jr., todo fuerza y corazón, no se había visto acompañado por la puntería en sus primeras semanas como inversión de urgencia en unos Golden State Warriors que sólo se preocuparon por ficharle una vez se supo de la gravedad de la lesión de Klay Thompson.

Nadie espera que se convirtiera en el nuevo Splash. Ni siquiera en un buen catch and shot player (pues nunca lo ha sido)… pero sí es cierto que en San Francisco confiaban en que, además de su energía y defensa (facetas en las que jamás ha defraudado), fuese un buen complemento en ataque y que, junto a Curry y Wiggins (otra incógnita el ex de los Wolves que se está resolviendo de buena manera) hiciese de este equipo uno a temer por su ofensiva.

Miembro honorífico del ‘Club de los guaperas’ también lo añadimos a otro elenco: el de la irregularidad; lo cuál ya es algo… porque significa que las ‘de arena’ las combina con noches ‘de cal’. Como ayer ante Detroit. Venía de un 1 de 11 ante los Suns, pero frente a los Pistons regresó la confianza en su tiro, con 18 puntos y un carro de 8 de 14. La flauta con los triples siguen siendo como Mateu con el silbato: igual suena que igual no, y que no te sorprenda ninguna de ambas. En el doble enfrentamiento ante los Wolves (los partidos que antedecedieron a los de Phoenix y Detroit) hiló dos partidos de 2/3 en triples, y ayer hizo un 2/6…. es rondar ese 35% referente en spot up lo que bastará para que Oubre sea suficiente amenaza y los rivales le encimen para poner en marcha lo que mejor sabe y más le gusta: fintar y penetrar.

Don Stephen

Como completa el titular, bien Andrew Wiggins (20 puntos y un +28 en el +/-) y sideral Steph Curry, con 28 tantos y 6/8 en triples (éste no tiene problemas de lejos) y ahí anda con su 41% con la locura de once intentos…. lo habitual en él.

Desde el banquillo destacó Jordan Poole con 18 tantos y Wiseman (desplazado a la segunda unidad, recordemos) con 11 puntos y 9 rebotes en sólo 17 minutos. Suficiente todo esto para un triunfo cómodo por 91 a 118 en el Chase Center.

¿No dan para más?

A los Pistons poco les ha durado el subidón de imponerse al mejor equipo de la NBA, los Lakers, y ayer volvieron a demostrar que sus titularísimos están lejos de ser lo que una vez cupo esperar de ellos.

Jerami Grant está concentrado en honrar su gran contrato (líder anotador de los suyos con 18 puntos), pero se encuentra tan desubicado en este equipo como Buzz Lightyear tomando té de Darjeeling con María Antonieta y su hermanita. Ayer D-Rose no estuvo fino y se quedó en un 3/11, Blake Griffin fue 5 puntos y un 1/8 (para más, Mariano Galindo), y sólo Josh Jackson parece estar usando este año a Detroit como trampolín para relanzar su carrera (17 puntos y otra actuación individual cargada de intención y buenas vibras).

Y me pregunto… con la plantilla que tiene (que no es la peor de las treinta), ¿no es hora de empezar a exigirle a Dwane Casey un poco más?

(Fotografía de portada de Ezra Shaw/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.