Curry y Lillard ponen en duda su presencia en Tokio 2021


Con motivo del coronavirus, la NBA finalizó su temporada 2019-2020 el 12 de octubre. Posteriormente, los jugadores y la liga decidieron el 22 de diciembre como la fecha idónea para iniciar el siguiente curso. La 2020/2021 empezará antes para evitar pérdidas de entre 500 y 1000 millones de dólares, disputando así 72 encuentros con la finalidad de volver al calendario habitual. Esto les permitiría a los jugadores disputar los Juegos Olímpicos si así lo desean, aunque parece que muchas estrellas de la liga optarán por descansar.

Este periodo de descanso entre temporadas ha constado de 71 días, pero hay que tener cuenta que no todos disputaron las finales de la NBA y la disparidad de fechas de los diferentes jugadores en su vuelta al training camp. No obstante, esto supone cerca de 50 días menos de lo habitual, motivo por el que los más veteranos o jugadores con molestias físicas tratarán de ir de menos a más en este inicio de temporada. Por otro lado, esta falta de descanso también ha influido en la decisión de que diferentes figuras de la competición duden en si ir o no a las Olimpiadas de Tokio 2021.

La primera de ellas ha sido Stephen Curry. Es más que conocido que al base de los Golden State Warriors le faltan pocas cosas por conseguir en su carrera. No obstante, un galardón que todavía no aparece en su vitrina es el oro olímpico. Pese a consagrarse con la selección estadounidense con dos Mundiales, nunca ha disputado unos Juegos Olímpicos. Un hecho que todavía podría alargarse cuatro años más, ya que ha expresado sus dudas al respecto. “Honestamente, no tengo ni idea”, respondió cuando le preguntaron en rueda de prensa sobre su presencia en Tokio 2021. 

El dos veces MVP de la NBA ha mostrado en diferentes apariciones públicas su voluntad de ganar la medalla de oro antes de retirarse. Pero las circunstancias le han complicado en exceso esta voluntad que tenía el de Ohio, ya no solo por el poco tiempo que tenía de descanso, sino también por sus problemas físicos en los últimos años. No obstante, Stephen tiene que meditar está decisión puesto que podría ser su último tren a las Olimpiadas si la salud no le respeta. 

Otro jugador que no ha tenido una gran incidencia con el Team USA ha sido Damian Lillard. El de los Portland Trail Blazers también quiere ganar su primera medalla de oro en los JJ.OO., pero los condicionantes externos le han hecho dudar. “No lo sé que haré al 100%. Veremos cómo se da eso. Con suerte, estamos en la Final (de la NBA). Si ganamos las Finales, no jugaré los Juegos Olímpicos, pero ya veremos”, agregó Dame al respecto. 

Esta por ver que ocurre finalmente, pero todo apunta a que muchos grandes nombres se ausentarán de estas listas. La carrera NBA tiene mucho más peso que lo que ocurra en unos Juegos Olímpicos y pocos quieren poner en riesgo lo primero. Un hecho semejante a lo ocurrido en el Mundial 2019, en el que lograron una de las peores clasificaciones de la historia al caer en Cuartos de Final frente a el combinado francés. 

(Fotografía de portada de Ezra Shaw/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.