Danny Green admite que la burbuja “no es tan efectiva” como le gustaría a la NBA


La NBA ha encauzado su plan para retomar la temporada pero todavía hay muchos flecos por cerrar y asuntos por esclarecer. Hablando desde la perspectiva de la Asociación Nacional de Jugadores de Baloncesto (NBPA), Danny Green, quien cumple la función de representante sindical de los Lakers, ha reconocido que la burbuja que ha propuesto Adam Silver es todo menos infalible en este momento. El alero ha enfatizado, además, que su conocimientos sobre la estrategia a seguir es de “tan solo el 80%”, ya que la liga y la asociación de jugadores todavía está trabajando en varios frentes abiertos.

“Todo está muy en el aire en este momento”, declaró el jugador al USA Today. “Todavía hay muchas cosas sin cerrar. Estamos tratando de resolverlas. Tan solo tenemos un 80% de conocimiento de cómo va a ser la burbuja en Orlando. Todavía quedan cosas por determinar, dónde se va a quedar cada equipo, cómo van a hacerlo y cómo se operará durante la estancia allí. En este momento, la burbuja no parece tan efectiva como les gustaría o tan indulgente como nos gustaría.”

Green destacó también los principales problemas que preocupan a los jugadores, particularmente respecto a la salud y la seguridad de ellos mismos, así como de sus familiares y acompañantes. “La mayor preocupación para la mayoría son los hoteles, dónde se queda cada uno, el espacio, los amigos y los familiares que los visiten y ver cómo van a ser puestos en cuarentena. ¿Con qué frecuencia van a ser las pruebas?”, añadió.

La NBA y la NBPA han mantenido conversaciones con el fin de permitir que un número limitado de amigos y miembros de la familia se unan a los jugadores. De momento, las informaciones existentes sugieren que tan solo se permitiría su llegada después de la conclusión de la regular season y tras la eliminación de varios de los equipos, limitando, así, la cantidad de presentes en la burbuja en todo momento.

A favor de retomar la temporada como apoyo social

Recientemente, muchos jugadores han proyectado sus dudas sobre regresar a la competición debido a la gran inestabilidad social existente en Estados Unidos fruto de la injusticia racial y la violencia policial. Un activismo en el que se han mostrado especialmente involucrados jugadores como Jaylen Brown o Malcolm Brogdon y que ha recibido un fuerte apoyo por parte de las 30 franquicias.

Por su parte, Green se ha posicionado a favor de jugar y no cree que recluirse en Orlando suponga “un paso atrás” ni “una distracción” en medio del clima social actual. De hecho, piensa que podría ser beneficioso siempre que se adopte el enfoque adecuado. “Lo más importante es seguir avanzando. En Orlando estarán los medios de comunicación. Si usamos ese escenario de forma correcta podremos continuar el movimiento en un mejor escenario.”

Todas estas declaraciones ponen en manifiesto que la postura entre la NBA y la NBPA no es tan unánime como se había pensado y que, incluso, esta varía entre los jugadores de una misma franquicia. LeBron James es otro de los jugadores de los Lakers que, al igual que Green, apuesta por jugar, mientras que otros, como Dwight Howard y Avery Bradley, han optado por una postura opuesta y ponen en duda su presencia en Disney World.

(Fotografía de portada de Elsa/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.