D’Antoni confía en dirigir a los Rockets desde el banquillo en Orlando


Adam Silver señaló hace días que existía la posibilidad de que los entrenadores de mayor edad no estuviesen en la banda durante los partidos

El debate sobre la seguridad de los entrenadores de mayor edad en la vuelta de la NBA continúa abierto. Dándose por hecho que todos los que acudan a la burbuja de Orlando deberán seguir un estricto protocolo, Adam Silver sorprendió la semana pasada señalando en declaraciones a TNT que los entrenadores de mayor edad podrían no tener permitido estar en el banquillo dirigiendo a sus respectivos equipos.

Esas palabras levantaron una rápida polvareda que fue atajada en parte por Rick Carlisle, presidente de la Asociación de Entrenadores, quien tras conversar con el comisionado de la Liga recalcó que este había admitido que podía haberse precipitado al pronunciar tales palabras, a la vez que aseguraba que técnicos de edad avanzada –Gregg Popovich (71), Mike D’Antoni (68) y Alvin Gentry (65)– “pueden tener mejor salud que otros de 30 o 40 años”.

Desde que tuviese lugar ese ‘conflicto’ han pasado varios días y parece que la posición de los entrenadores más veteranos no se mueve de querer estar en la banda junto a sus jugadores. Alvin Gentry, técnico de New Orleans Pelicans, ya dijo que no veía sentido alguno a estar en Disney World sin poder dirigir a los suyos durante los partidos. Ahora es Mike D’Antoni, head coach de Houston Rockets, quien se mueve en una línea similar.

“Creo que estaban pensando que podría afectarnos un poco más por nuestra edad, pero lo cogeríamos al igual que cualquier jugador. Si no es seguro para nosotros, tampoco lo es para ellos. Sé que la NBA creará un entorno lo más seguro posible para todos los involucrados. Pero el riesgo cero no existe. No me preocupa que los entrenadores no estén con sus jugadores en el banquillo porque no creo que eso suceda. Sé que Adam dijo eso en TNT, pero dio marcha atrás bastante rápido. Creo que se adelantó un poco”, señala a ESPN.

Más allá de las opiniones de cada uno, todos los que acudan a Orlando deberán pasar una revisión médica para certificar que tienen buena salud. Respecto a esto, D’Antoni no cree que vaya a tener problema alguno. “No tengo nada que yo sepa. A esta edad, no estoy seguro de querer saberlo. Una de las cosas de las que se ha hablado entre los entrenadores es que tener alta la presión arterial podría ser algo señalado. Bueno, no conozco a ningún entrenador de la NBA que no la tenga alta”, sentencia.

Aunque por ahora no es oficial, según fuentes de ESPN se espera que la NBA solicite a los equipos que envíe los historiales médicos de todas aquellas personas que vayan a estar en Orlando. A partir de esos datos será un grupo de médicos el que revise los resultados y hagan las recomendaciones en cada caso dependiendo del riesgo de ciertas enfermedades si se exponen al coronavirus. Este procedimiento no terminaría de convencer a algunos según un entrenador anónimo que habría señalado a ESPN que cree que el hecho de hablar de médicos independientes permitirá a la NBA distanciarse de las recomendaciones y por tanto de la toma de decisiones. “Si son los médicos los que dicen: ‘Este entrenador no tiene buena salud como para estar en la burbuja’, entonces la liga puede simplemente decir: ‘¿Qué podemos hacer? Tenemos que escuchar a nuestros expertos médicos'”.

Morey no contempla estar sin D’Antoni

Si depende de Houston Mike D’Antoni estará sentado en el banquillo del equipo en Disney World. Aunque como ya hemos mencionado hay que esperar a pruebas médicas para conocer si en algún caso se recomienda tomas medidas extraordinarias, Daryl Morey, general manager de la franquicia de Texas, entiende que estar sin su entrenador jefe en Orlando sería un duro golpe para el equipo. “Mike entrenará a nuestro equipo. Sería una gran desventaja perderlo. Nunca lo toleraríamos. Para ser justos con la Liga, establecieron un proceso por el cual todos tendrán que presentar un registro médico. Estoy seguro de que los médicos les dijeron que algunas personas mayores de cierta edad no deberían ir. Pero Mike goza de buena salud, está en mejor forma que algunos de los entrenadores de 40 años que tenemos. Además, creo que su padre vivió 108 años o algo así”, finaliza.

(Fotografía de Christian Petersen/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.