Davis guía a los Lakers hasta el 1-0


Al contrario que en las dos eliminatorias anteriores, Los Angeles Lakers han arrancado las Finales de Conferencia con victoria. El conjunto de Frank Vogel no solo fue capaz de vencer a los Nuggets, sino que lo hizo ofreciendo una versión arrolladora y mucho más contundente de lo que refleja el 126-114 con el que se llegó al final. Los de Denver se vieron sobrepasados en varios tramos del encuentro, y tendrán que reaccionar en el Game 2 si no quieren dejar las cosas tan para última hora como acostumbran.

Esto, sin embargo, no fue así desde el principio, pues en el primer cuarto se vivieron seguramente los mejores minutos de los de Colorado, al menos en ataque. Nikola Jokic y Jamal Murray se combinaron para un total de 20 puntos en los primeros 12 minutos, lo que haría a los de Malone marcharse al banquillo con un 36-38 favorable cuando la bocina sonó por primera vez. No obstante, los Lakers pronto acabarían con estos problemas, volviendo a hacer gala de su poderío defensivo y cortando de raíz el torrente ofensivo rival.

Con Murray maniatado y Jokic limitado en su faceta creativa (repartió solo dos asistencias), los Nuggets quedaron muy limitados en cuanto a capacidad ofensiva, y si bien ambos terminaron con 21 tantos en su haber ninguno de los dos tuvo el peso habitual en el rumbo del choque. Además, lejos de encontrar respaldo en sus compañeros, vieron como solo Michael Porter Jr., quien terminó con 14 puntos y 10 rebotes, trataba de echar una mano, lo que hizo que fuera inevitable que la distancia comenzara a crecer de forma exponencial. La diferencia llegó a ser de hasta 27 puntos en el último cuarto (120-93), y aunque consiguieron maquillar el marcador los de Denver recibieron un duro golpe ante el que deberán reaccionar.

Sin respuesta para Davis

La incapacidad de Denver para frenar a Anthony Davis fue otra de las razones del apabullante dominio angelino. El ex de los Pelicans se adueñó de la pintura de principio a fin, y se dedicó a hacer daño y a sumar de dos en dos prácticamente cada vez que recibía. Con 37 puntos y 10 rebotes, fue con diferencia el máximo anotador del encuentro, y evidenció que sus condiciones físicas le convierten en uno de los hombres más potencialmente desequilibrantes de la serie.

Por su parte, LeBron James se quedó en unos discretos 15 tantos, pero con sus 12 asistencias volvió a exhibir un dominio del juego quizás al alcance de nadie actualmente. Con Davis como ejecutor, el de Akron ocupó una vez más el rol de creador y generador, y reivindicó sus virtudes unas pocas horas después de ver cómo le era negado un nuevo MVP en favor de Giannis Antetokounmpo.

Con todo, las dos estrellas no estuvieron solas, pues varios de los secundarios de la plantilla de Vogel firmaron grandes minutos. Kentavious Caldwell-Pope se fue hasta los 18 puntos, Dwight Howard logró llegar a los 13 partiendo desde el banquillo, y Rajon Rondo repartió 9 asistencias y volvió a ser clave dando un respiro a LeBron en la labor de playmaker, manteniendo así el ritmo arrollador cuando este descansaba. Fue sin duda un gran primer paso para los californianos, que se colocan ya a solo tres triunfos de volver a unas Finales de la NBA.

(Fotografía de portada: Mike Ehrmann/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.