Debut en el mercado de Smart: “Merezco más de 14 millones”

, un jugador ya importante de por sí en el esquema de los , se ha convertido en imprescindible en estos playoffs fruto de la lesión de Kyrie Irving, que dejaba el backcourt algo desamparado.

Entre él y Terry Rozier se han encargado de que, por momentos, olvidásemos incluso de que con Uncle Drew los Celtics podrían haber sido un equipo mejor.

Pero es tan alto, tan desorbitadamente alto, rompiendo toda previsión, toda lógica, toda corriente de optimisto fanático, el nivel al que ha rendido la franquicia de Massachusetts, a un solo partido de disputar las Finales de la NBA, que no podemos sino rendirnos ante lo que estos jugadores son: unas nacientes estrellas.

Beneficiados, todo hay que decirlo, por la mágica pizarra de Brad Stevens, las virtudes singulares de cada individuo vestido de verde se han visto potenciadas y engalanadas por un esquema de juego global y colaborativo. Y en esta tesitura, un Marcus Smart al que ayer le tembló la muñeca más de lo habitual, pero que en el resto de los playoffs ha estado casi impecable —15 partidos, 4 titularidades, 30 minutos de media, 9,8 puntos, 5,3 asistencias, 1,7 robos y un vórtice de intangibles difícil de medir— afronta su primera agencia libre.

Lo hace con correa. Con la de agente restringido. Por lo que la última palabra siempre la tendrán los Celitcs. Igualar o no, en función de las ‘tentaciones y locuras’ que reciba de fuera.

Obviemos el boxscore

En los círculos de la Liga, informa ESPN, ya empezó a anticiparse esta situación desde hace un tiempo, y los rumores hablan, o mejor dicho, tasan a Smart, en una renovación que oscila entre los 12 y los 14 millones de dólares anuales.

Pues bien, sin dejar templar las aguas de la eliminación, Smart se ha centrado en lo personal y no ha dudado en responder a las especulaciones. “Para ser honesto, merezco más de 12-14 millones. Solo por las cosas que hago en la pista y no se muestran en la hoja de estadísticas. No abundan tipos así. Lo dejo siempre todo en la pista, en cada partido. Decidme cuántos otros jugadores pueden decir eso”.

Al César lo que es del César y a Smart lo que es de Smart. Ese vórtice incalculable del que hablábamos. El valor añadido del escolta y sexto hombre de los Celtics reside, justamente, en su actitud. Su pundonor, su fiereza, su tesón y su negativa a dar un solo balón por perdido. ¿Pero para qué enterraros en adjetivo cuando tenemos un vídeo que lo describe por nosotros? De ayer mismo…

Cupo lleno

Los Celtics, sin Smart, ya rebasan el límite salarial el curso que viene; Irving, Horford y sobre todo Gordon Hayward, lideran la cuota de gasto. Además, las renovaciones (todavía lejanas) de Jayson Tatum y Jaylen Brown asoman en el horizonte.

Marcus Smart; quizás el menos estelar de todos. Lo cuál no implica que sea el más prescindible. Sin duda su renovación será un asunto peliagudo. Un asunto que merece toda la reflexión y dedicación por parte de una franquicia que parte entre las favoritas para repartirse, por ahora, los próximos 4-6 anillos de campeón de la NBA.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Steve Nash celebra el ascenso del Mallorca

Kobe Bryant da su parecer sobre el debate Jordan – LeBron

Siguiente