Delaney, sobre sus dos temporadas en Atlanta: “No disfruté jugando al baloncesto”


Otro que ha puesto rumbo a China. Malcolm Delaney jugará en los Guangdong Southern Tigers de la CBA china, tras dos campañas en la NBA, concretamente en los Hawks. Y a pesar de que el sueño de todo jugador estadounidense que se precie es el de llegar a disputar minutos en la gran liga, cosa que el base de Baltimore consiguió de manera sobrada, no siempre es todo tan bonito como parece lucir desde el exterior.

No disfrutó en Atlanta

En una entrevista con Sports DNA, Delaney aseguró que pondría un 5, sobre 10, como calificativo a su bienio en Atlanta, donde llegó procedente de Europa, considerado en el Viejo Continente como uno de los mejores bases del momento. “Sinceramente, no disfruté jugando al baloncesto”. Delaney sale de la NBA con 127 partidos, 5 de titular, y unas medias de 5,7 puntos, 1,8 rebotes y 2,8 asistencias en 17,8 minutos.

“Mi primer año fue raro. Me quería el General Manager, pero no estoy seguro de cuánto me quería el entrenador”.  Delaney ataca así a Mike Budenholzer, técnico en sus dos cursos en Atlanta. “Empezamos la temporada con solo dos bases, de modo que tuve que jugar. Y estaba jugando bien. Después del parón del All-Star no estaba conforme con el rol que tenía en esta segunda parte de la campaña. Tim Hardaway Jr. jugaba bien y yo no tenía el balón en mis manos, así que básicamente esperaba en la esquina. El que me conoce sabe que doy lo mejor de mí cuando juego al pick and roll, cuando soy capaz de coger el ritmo. No podía solamente estar en la esquina lanzando de tres. Ese no es mi juego. Así que la segunda parte de la 2016-17 no me sentía cómodo y al final trajeron a Jarret Jack y jugó en lugar de mí. Pero él no estaba jugando mejor. Fue la primera vez en mi carrera que no jugué”.

Esperanzas frustradas

Así resume Delaney su primera experiencia en la NBA, esa 2016-17 que tuvo una prolongación en la 2017-18. No obstante, el director de juego pensó que las cosas podían ser diferentes. “Durante el verano creí que iba a tener una oportunidad mejor, porque el entrenador me dijo que estaba deseando verme mejorar y mejorar. Dennis Schroder y Ken Bazemore tenían los minutos asegurados, pero lo demás estaba abierto. Busqué volver a ser yo mismo y trabajé mucho en el verano. Fue un buen verano y ya en la pretemporada creía que iba a gozar de más minutos, que iba a tener un papel más importante, porque no éramos tan buenos”.

Pero llegó el primer duelo de la 2017-18, y más de lo mismo. “Jugué como 11 minutos. Desde ahí, todo fue mal. Pedí el traspaso, pero no funcionó. No me divertí. Perdí un año en Atlanta”.

Tiempo que ahora busca recuperar en China, con la perspectiva clara de cómo funciona este universo. “Cuando el baloncesto se convierte en un negocio, tienes que tratarlo como un negocio”.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.