Dirk bromea: “¡Barnes me está robando mis tiros!”

Los Dallas empiezan a ganar. Demasiada casualidad que empiece a ocurrir justo con el regreso del jugador franquicia de sus últimos quince años. está de vuelta; a varios kilómetros del mejor Dirk, por supuesto —el verdugo biológico—, pero el alemán aún tiene baloncesto que aportar. No obstante, su sola presencia en cancha ya despliega el doble las alas de sus compañeros.

No obstante, sabedor de que al alemán, ley de vida, le quedan pocas páginas para el final del libro, Mark Cuban ya realizó este verano la vasta inversión con la que señaló a su nuevo jugador franquicia: . El ex de los Warriors va cumpliendo etapas a buen ritmo en los Mavs, y hace unos días hablaba para PBT Podcast sobre su sitio en el equipo y sobre el coloso al que debe sustituir.

Dirk, mentor

“Lo más importante en lo que me ha ayudado es a reconocer desde dónde debo realizar mis tiros, a cómo entrar en ritmo y a cómo ser agresivo”, ha reconocido Barnes sobre la tremenda influencia que el teutón está teniendo sobre él. Maestro y heredero se están entendiendo y el buen rollo fluye; algo vital.

“Muchas de mis jugadas son jugadas que él ha estado haciendo durante años”, continuó el alero. “Conoce el sistema mejor que nadie, sabe cómo sacar el tiro mejor que nadie, por lo que ha estado ayudándome a lo largo de este proceso y está resultando un gran mentor.”

Suplantando su espacio

El pasado 23 de diciembre, en la última jugada del encuentro ante los Clippers, Barnes se vio desplazado por el esquema del puesto de ‘3’ al de ‘4’ —tanto ellos como los angelinos estaban con quinteto pequeño—. Fue el quién bajó a recibir el balón, quién tomo los galones y quién decidió con la canasta ganadora.

https://www.youtube.com/watch?v=KGndUjjSgOA

Ahí, desde luego, todavía no estaba Dirk. Pero es bueno saber que el nombrado como su sustituto se adapta rápidamente al nivel de jerarquía inminente que le aguarda.

Ayer los Mavs volvieron a vencer, esta vez ante los Wizards. El buen ambiente llenaba el vestuario, y el periodista Tim MacMahon nos trae la despedida que el europeo bramó mientras salía por la puerta.

“¡Deja de robarme mis tiros HB!”. A lo que el susodicho contestó: “Ellos ya están bajo un nuevo mando”. Este breve coloquio, en clave de humor, por supuesto, revela que ambos se sienten cómodos en sus nuevos y nacientes roles; el que abandona paulatinamente el trono y el que está a punto de sentarse en él.

Con ambos jugadores sanos y compartiendo pista, los Mavs han ganado 5 de sus 9 encuentros disputados. Se acabó, con estos dos, el relajarse y contar por victoria automática el enfrentamiento ante los tejanos.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a nuestros artículos especiales y el podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

D’Antoni y Casey, ‘Entrenadores del mes’

Los Nuggets envían a Juancho y Beasley a la D-League

Siguiente