Doc Rivers: Cualquier ciudad amaría a estos Clippers

Han sido la inolvidable sensación de estos playoffs, los triunfadores a pesar de la derrota. Los ya están de vacaciones, tras caer eliminados esta madrugada contra los , en el Game 6 celebrado en el Staples Center. Los angelinos caen en primera ronda de Oeste, pero el 4-2 y el esfuerzo mostrado en todos los partidos de la eliminatoria, la forma en la que remontaron 31 puntos en el Game 2 y los dos triunfos a domicilio en el Oracle Arena han puesto la guinda de oro a una gran campaña.

“Cualquier ciudad amaría a estos Clippers”

Lo sabe su entrenador, un Doc Rivers que decidió apostar por la franquicia californiana y darle un brío competidor único. No hay estrellas en los Clippers, que además perdieron en febrero, traspasado a los 76ers, a su hombre referencia, como era Tobias Harris. Antes, un año antes, los cambios habían arrancado con ferocidad tras el traspaso de Blake Griffin a los Pistons. Todo para terminar conformando una plantilla de luchadores, que hace buenas las palabras de Steve Ballmer, el propietario de la franquicia y su deseo de que los Clippers sean todo lo diferente que puedan a los Lakers. No hay glamour, hay trabajo. No hay estrellas de primer nivel, hay futuro.

A Rivers, estos Clippers le recuerdan a los Celtics de 2008. “Han jugado igual de duro, con el mismo corazón cada noche”. Y a partir de ahí, el técnico arrancó las alabanzas a un grupo que considera único. “Coges a este equipo y lo pones en cualquier ciudad NBA y cualquier ciudad lo amaría. La gente llega a los partidos después de una jornada dura de trabajo y lo que aman es ver a jugadores que juegan como ellos trabajan. Lo que la ciudad (Los Angeles) ha visto, lo que yo he visto, es un equipo que sale a trabajar cada día. La gente aprecia a los trabajadores. Ven a este equipo y dicen: ‘Me gusta’, aunque animen al otro equipo de la ciudad. Y esto no me da crédito a mí sino a ellos (los jugadores). Y esto es lo que aprecio. Y la ciudad también”.

Rivers, quien alabó las prestaciones de Patrick Beverley—“no se puede cuantificar en números lo que te da”— se mostró orgulloso de entrenar a un equipo así. “En los 20 años que llevo entrenando nunca he estado más orgulloso de un grupo de chicos. Fueron divertidos. Fue un placer entrenarlos”.

Rivers arrancó su vida como entrenador jefe de los banquillos de la NBA en la 1999-00, con los Magic. Ese curso fue elegido Entrenador del Año. Desde entonces, dos décadas en primera línea, repartidas entre Orlando, los Celtics, con los que ganó el anillo en 2008 y llegó a las Finales de 2010 y, desde la 2013-14, con los Clippers. Salvo en la 2017-18, Rivers siempre ha conseguido que la entidad angelina se metiera en los playoffs, igualando en 2014 y en 2015 el tope histórico de franquicia, como son las semifinales de conferencia.

(Fotografía de portada: Harry How/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Un compañero de Durant cree que firmará con los Knicks

Los Suns se ven las caras con Monty Williams

Siguiente