Doncic se exhibe en el Staples y Dallas recupera la delantera


Cuando parecía que los Clippers habían logrado enderezar el rumbo de la serie con dos victorias en Dallas, los Mavericks han vuelto a la carga. El cuadro texano se llevó el quinto partido por 100-105 y dio un importantísimo paso adelante de cara a ganarse un billete a la siguiente ronda, colocándose a un solo partido de eliminar a uno de los grandes favoritos. Dicho encuentro se disputará el viernes en el American Airlines Center, en el que veremos si esta vez sí imponen su condición de local.

Al igual que en los dos primeros choques de la serie, el cuadro de Carlisle estuvo liderado por un imperial Luka Doncic que no parece cansarse de firmar una exhibición tras otra. Con 42 puntos, 14 asistencias y 8 rebotes, el esloveno añadió otra grandísima actuación a su historial de playoffs, más que envidiable hasta la fecha, y volvió a ejercer tanto de cabeza pensante como de brazo ejecutar en la ofensiva de los suyos. Es más, a diferencia de lo que visto en los anteriores partidos en el Staples, no estuvo rodeado de compañeros especialmente acertados, pero no los necesitó para sacar adelante el choque.

Y es que Luka anotó más tiros de campo que el resto de titulares juntos (17/36 para Doncic, 14/50 para el resto del quinteto) y repartió el doble de asistencias que todos sus compañeros juntos. En concreto, anotó o asistió 31 de los 37 tiros de campo de su equipo, convirtiéndose en el eje central de todo lo que hicieran los Mavericks, tanto bueno como malo: desde el gran cierre del tercer cuarto que les permitió colocarse con 16 puntos de ventaja, hasta el colapso del último periodo que casi les hace perder dicha ventaja.

Solo Tim Hardaway Jr., con 20 tantos, le acompañó en dobles dígitos, aunque lo hizo con mucho menos acierto que otras veces (31,6% en en el lanzamiento). Sin embargo, el escolta volvió a tener aportaciones importantes en el clutch, y ayudó a los Mavs a cerrar el triunfo en una noche en la que las estrellas angelinas brillaron menos que de costumbre.

En quien más se notó un cambio fue en Kawhi Leonard, que jugó claramente su encuentro más discreto de la serie y no pudo pasar de los 20 puntos, terminando igualado con Reggie Jackson como el segundo máximo anotador del equipo. El primero fue Paul George con 23, quien tampoco terminó de brillar en un choque que puede haber marcado la temporada y quién sabe si el futuro de la franquicia. No en vano, es necesario recordar que el equipo que gana el Game 5 en una serie que va 2-2 ha terminado llevándosela en el 82% de las ocasiones.

¿Y el factor cancha?

Si algo sorprende en esta eliminatoria, es lo irrelevante que está resultando el factor cancha, hasta el punto de estar pareciendo casi contraproducente. Hasta ahora, el equipo visitante ha ganado los cinco primeros partidos de la serie, algo que solo había ocurrido antes en dos ocasiones, la última de las cuales data de las Finales del Oeste de 1995 entre Rockets y Spurs. En aquella serie, el equipo local cayó también en las cinco primeras noches, pero en la sexta los de Houston lograron imponerse en su pabellón y llevarse la eliminatoria por 4-2. ¿Harán lo mismo los Mavericks?

(Fotografía de portada: Kevork Djansezian/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.