Donovan Mitchell: “Nos estamos convirtiendo en lo que queremos ser”


Los Utah Jazz ocupan actualmente la tercera posición de la Conferencia Oeste con un balance de 9 victorias y 4 derrotas. Completado casi el primer mes de competición, las sensaciones difícilmente cuantificables de los primeros partidos dan paso ya a las primeras conclusiones en frío. Y desde Salt Lake City son muchas las que devuelven réditos positivos.

Esta madrugada sumaron su quinto triunfo consecutivo ante unos Denver Nuggets que, a pesar de haber arrancado de manera dubitativa, conforman uno de los equipos más peligrosos de la conferencia. Antes que ellos, otras potencias como Los Angeles Clippers, Portland Trail Blazers o Milwaukee Bucks ya habían hincado la rodilla ante los de Quin Snyder.

Mientras Donovan Mitchell asimila los menesteres propios de un exigente trabajo como es el de point-guard a tiempo completo, el resto de piezas se ha combinado para conformar un puzzle compacto y rocoso, cuyo aroma llega a evocar, por momentos, a aquellos Jazz de Jerry Sloan. La realidad señala, sin embargo, a una nueva apuesta por el pace-and-space y el triple. Sin olvidar, por supuesto, la férrea y calmada filosofía que ha lucido la franquicia durante más de 30 años.

“Nos estamos convirtiendo en lo que queremos ser”, declaró Donovan Mitchell tal y como recoge el medio The Athletic. “Este fue un partido en el que tuvimos que aprovechar los errores, ejecutar en la recta final y luchar sin descanso. Tenemos que seguir haciendo eso si finalmente queremos llegar a donde queremos estar”.

En efecto, los Jazz no completaron ni mucho menos su mejor partido pero se las ingeniaron para adaptarse a las vicisitudes del encuentro y terminar imponiéndose al empuje de Nikola Jokic y Jamal Murray. Este último se fue hasta los 24 puntos en la primera mitad y el internacional serbio se impuso en la pintura para unos Nuggets que capturaron la friolera de 23 rebotes ofensivos.

“No faltaron piernas esta noche pero jugamos”, añadió el head coach Quin Snyder. “Mostramos una gran fortaleza mental y nuestros muchachos pueden estar orgullosos de ello. Estoy orgulloso de cómo salieron en la segunda mitad.”

Así, los Jazz echaron el cerrojo tras el descanso. Miye Oni secó a Murray (quien solo pudo anotar seis puntos más), Mike Conley y Rudy Gobert sumaron desde el pick-and-roll y Donovan Mitchell fue capaz de borrar su nefasta noche en el tiro exterior para sumar las canastas definitivas en los momentos calientes.

“Pensamos demasiado en la primera mitad”, reconoció Gobert. “Fallamos en los cambios varias veces. No nos comunicamos tan bien como sabemos. Nos dijimos en el descanso que solo teníamos que salir en la segunda mitad y hacer lo que sabemos hacemos. Nos comunicamos mejor y comenzamos a adaptarnos. Los superamos físicamente. Esto es lo que queremos ser. Queremos ser el equipo que impone nuestra voluntad cada noche, y eso es lo que hicimos en la segunda parte ”.

Esta muestra inicial de trece partidos confirma las intenciones de unos Jazz que están jugando a un buen nivel y solventando con victorias sus compromisos mientras trabajan en mejorar sus puntos débiles. De momento, resulta incluso más alentador la capacidad para hallar diferentes formas de lograr resultados positivos en función del rival y el contexto. Detalles que, al final, marcan la diferencia entre un buen y un gran equipo de baloncesto.

(Fotografía de portada de Jamie Schwaberow/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.