Durant regresa con victoria ante los Pelicans


Tras casi dos meses de ausencia y mucha incertidumbre con respecto a su vuelta, Kevin Durant volvió a jugar un partido de baloncesto esta madrugada. El alero hizo su reaparición en la victoria de los Nets por 139-111 ante los Pelicans, y lo hizo demostrando que sigue yendo sobrado de talento y capacidad de ser diferencial. Si bien no contó con demasiados minutos, no necesitó mucho tiempo en pista para dar un golpe sobre la mesa, lo que supuso una gran noticia para Brooklyn tras los recientes problemas de James Harden.

Durant, que arrancó desde el banquillo por segunda vez en su carrera, no entró al partido hasta el segundo cuarto y dispuso de apenas 19 minutos, tiempo en el que fue capaz de anotar 17 puntos, capturar 7 rebotes y repartir 5 asistencias, lo que ayudó a los suyos a firmar un parcial de +22 durante su paso por la pista. Todo esto, con una efectividad perfecta, ya que el alero anotó los 5 tiros de campo que intentó (2 de ellos triples), así como sus 5 tiros libres. Sus 6 pérdidas fueron la única mancha a su regreso, que a pesar de ellas se saldó con un balance más que positivo que, según sus palabras, el propio Kevin ya esperaba.

“Esperaba salir y jugar de la forma en que lo he hecho” afirmó. “Solo quería entrar ya en acción. El partido estaba siendo bastante rápido, así que mientras lo veía desde el banquillo tenía claro cómo tenía que entrar. Ha sido genial salir desde el banquillo, no os voy a mentir, y también ha estado muy bien poder jugar ante algunos aficionados”.

Sin oposición

Steve Nash reconoció que Durant había partido como suplente para que, en caso de que el partido estuviese apretado, pudiesen contar con él en los momentos decisivos a pesar de su restricción de minutos. Esto finalmente no terminó siendo necesario, ya que los Nets arrasaron por completo a unos Pelicans en una de sus peores noches. Los de Luisiana llegaron a perder por hasta 38 puntos, y fue un partido muy mejorable incluso para sus hombres más importantes.

Zion Williamson, sin ir más lejos, se quedó en 16 tantos tras firmar un 4/12 en tiros de campo, un dato que contrasta con su habitual efectividad y que es de hecho su segundo peor porcentaje de acierto de la temporada. El sophomore tuvo muchos más problemas que de costumbre para hacer daño en la pintura, y puso fin a su racha de 25 partidos consecutivos anotando al menos 20 puntos con un 50% de acierto. Ante esta tesitura, el más destacado fue Eric Bledsoe con 26 tantos, aunque ni siquiera él cuajó una actuación particularmente deslumbrante en un partido para olvidar por parte de los de Van Gundy.

En los locales, Kyrie Irving y LaMarcus Aldridge terminaron como máximos anotadores con 24 y 22 puntos respectivamente, aunque la amplia diferencia en el marcador permitió a Nash repartir mucho los minutos y dar a todos tiempo para lucirse. 12 de los integrantes de la plantilla contaron con minutos y todos anotaron al menos una canasta, haciendo de este un encuentro plácido en el que seguir sumando y cogiendo sensaciones de cara a noches más importantes.

(Fotografía de portada: Elsa/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.