Dwight Howard: “El impacto de ganar en Golden State y en D.C. es totalmente diferente”

A sus 32 años, después de más de 1.000 partidos en la NBA, unas Finales disputadas y de ser uno de los mejores pívots del baloncesto mundial contemporáneo, vuelve a empezar, de nuevo. Su 15ª temporada como profesional la jugará en los , donde llegó como agente libre tras ser traspasado de los a los Nets y salir de Brooklyn mediante buy out.

En Charlotte, Superman ya dio muestras de que volvía al camino que si bien seguramente no nos traiga de vuelta lo que fue, ese pívot demoledor de la segunda mitad de la década pasada, sí que puede mostrarnos un jugador todavía potente, intimidador, dueño del aro, de la zona, del rebote, de la pintura. Por mucho que haya cambiado el perfil de pívot que hay ahora en la NBA, Howard sigue teniendo su sitio. Y ahora, ese lugar está ni más ni menos que en la capital de los Estados Unidos, en Washington, con los que firmó un acuerdo de 2 años y 10,9 millones de dólares, si bien la 2019-20 está sujeta a player option.

¿Por qué los Wizards? Wall tuvo la llave

Howard sonó como refuerzo interior para Golden State. Ayer lunes, en la rueda de prensa oficial de presentación como nuevo jugador de los Wizards, Howard se refirió a la posibilidad de haberse ido a La Bahía, de haberse unido a los Warriors. Lo sopesó, pero una llamada de para ir a Washington le hizo decidirse. “¿Quieres venir a D.C.?”, le dijo el base de los Wizards.

Y entonces Howard lo tuvo claro. “El impacto de ganar en Golden State y D.C. es totalmente diferente. Creo que ganar en D.C. sería mucho más grande y significaría mucho para esta ciudad”. Washington no amarra el anillo desde 1978. Un reto mayúsculo ante el que no se arruga el de Atlanta. Muchos le alabarán por elegir el teórico camino difícil, en contraposición al supuesto camino fácil que ha escogido o que en su día eligió Kevin Durant.

Sorprendido por su salida de Charlotte

Howard tuvo muy cerca el anillo, en 2009, con los Magic. Lo perdió ante los Lakers de Kobe Bryant y Paul Gasol. Asegura ahora que quiere jugar hasta los 40 años y que no le gustaría retirarse sin levantar el trofeo de campeón de la NBA pero lo cierto es que, por su trayectoria reciente, no parece haber priorizado demasiado unirse a un equipo con garantías de pelear de verdad por el campeonato. El ejemplo fue Atlanta, en 2016. Un año después, salía traspasado a los Hornets. Allí trabajó bien, hizo una buena campaña, de lo poco salvable junto con Kemba Walker. E incluso así, en junio de 2018, era traspasado a los Nets por Timofey Mozgov. Y no se lo esperaba.

“No vi ninguna señal. No pensaba que después de una temporada realmente buena dirían que me iban a traspasar. Me pilló por sorpresa. “Le pregunté a (General Manager de los Hornets) y le pregunté también al entrenador: ‘¿Qué hice? ¿Hice algo en el vestuario?’ Y Mitch dijo: ‘No, no tiene nada que ver con el vestuario. No tiene nada que ver contigo como persona”

Solo era un cambio de dirección en la política de Charlotte, explicaba Kupchak. Howard, con demasiada mala fama por todo lo que le ha rodeado fuera de las pistas, quiso dejar limpia su imagen. “’Si es así, debes salir y decirlo, porque la gente piensa que es porque hice algo en el vestuario”, le espetó a Kupchack.

Ahora Howard, que parece que ha madurado su carrera, quiere conducir sus designios deportivos hacia algo más estable. El presente está en Washington y el futuro, lejano sobre todo si quiere entrar en la cuarentena jugando, puede apuntar al Hall of Hame. “No me importa eso. Quiero ganar”. El ruido externo, la criptonita en forma de críticas, siempre estará ahí. “Para mí Superman, la capa, se trataba de eso, de no hacer que las cosas de fuera de la cancha influyan en quién soy como jugador”


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Los Bulls reclaman desde los ‘waivers’ a Antonius Cleveland

Kevin Love, extensión millonaria con Cavs: 120 millones en cuatro años

Siguiente