El análisis de Rajon Rondo sobre el año de los Lakers: LeBron, playoffs y la presión mediática

La temporada de los fue realmente mala. De eso no cabe la menor duda. Ni siquiera para sus protagonistas, quienes no han escondido su decepción con cómo han ido las cosas. Especialmente con lo que pudo haber sido y no fue. , en una estupenda entrevista de Bleacher Report, ha ofrecido su visión sobre el curso de los angelinos, desgranando algunos detalles que pueden ayudar a comprender qué ha sucedido durante estos meses, así como cuál es el diagnóstico por parte de uno de los jugadores más experimentados de la liga.

“Se trata de un mercado enorme, con la mayor cantidad de medios de comunicación pendientes de ti. Ya sabes a lo que vienes cuando tienes a en tu equipo”, comenzó relatando el base. “Para mí, no ha sido una circunstancia tan loca. Pero la manera en la que las cosas han acabado, la manera en la que Magic Johnson se fue, quizás… Al final las cosas pasan. Aprendes. Creo que hemos permanecido unidos todo lo bien que se podía”.

Las idas y venidas de Magic Johnson en los medios, así como sus cuestionables decisiones, como poner a más de medio equipo en el mercado para poder hacerse con Anthony Davis y que luego no se cerrara el traspaso, terminaron por afectar al equipo, por mucho que este y sus miembros más veteranos hicieran el esfuerzo por aislarse de lo que sucedía día sí y día también en el entorno de lakerland.

“En esos momentos, intentamos hablar como un equipo, intentar concentrarnos en los partidos. Pero con una distracción de ese tamaño, costaba poder centrarte, la verdad”, dijo.

Sobre LeBron

Cuando Rondo firmó con los Lakers, tenía en mente que el equipo fuera mucho más competitivo. Tener a LeBron James de tu lado hace que, automáticamente, tus aspiraciones pasen de cero a 100; pero ese proceso no ha ocurrido de ese modo ni mucho menos para los angelinos. “Con LeBron James en mi equipo, mis expectativas están en alcanzar las Finales. Yo no quería ser el tipo que no le [ayudara] a llegar hasta allí. No es solo el mejor jugador del mundo, sino también el más inteligente. Yo incluso he llegado a plantearme qué había que hacer para batir a Golden State. Pongamos: si unes mi IQ junto al de LeBron y lo enfrentas al de Draymond Green. No es por faltar ni mucho menos el respeto a Steph Curry o ninguno de sus jugadores, pero justo los tres jugadores que digo somos los que más capacidad dialéctica tenemos en cancha. Y si somos dos enfrentándonos a uno solo con esa capacidad… Obviamente las cosas no han sucedido como podían haberlo hecho”, esgrimió Rondo.

El jugador de los Lakers también recordó ese momento en el que los suyos tumbaron a los Warriors en la jornada de Navidad. Acabar 101-127, en un partido con tantísima audiencia, fue un respiro para el equipo. Algo que, por otro lado, quedó en un hecho aislado y no supuso que los angelinos despegaran en cuanto a resultados. “Fue un gran momento para nosotros. No fueron los playoffs, pero quizás fue el momento más importante en la carrera de algunos de nuestros jugadores. Lograron dar ese paso necesario hacia delante”, relató.

Las lesiones

Rondo se perdió 31 partidos por temas físicos en este curso. “La verdad es que fuimos muchos jugadores los que nos teníamos que ver las caras en la sala de recuperación. Ver allí a LeBron, un jugador que nunca se lesiona, fue algo difícil de lidiar. Cuando te toca descansar cambian muchas cosas: tu perspectiva, tu no confianza en tu propio cuerpo, intentar volver lo antes posible. Estoy seguro de que LeBron tuvo que pasar por todas estas cosas”.

“Hay mucha diferencia entre jugar y estar lesionado. Cuando no estás jugando, tiendes a juzgar al resto. Y es posible que la gente no esté tan receptiva a escucharte. Te dirán que ahora pareces un entrenador. LeBron se perdía partidos y no viajaba. Yo igual. Todo ese tiempo fuera de la dinámica del equipo luego hace que no puedas integrarte tan rápido como te gustaría. No pudimos volver a crear esa química”, dijo.

Mala gestión

Tener hasta seis jugadores con contratos de un año tampoco ayudó a generar esa química que relata Rondo. “Si la organización no le da un jugador un contrato de varios años, ¿cuánto va a involucrarse realmente ese jugador con el equipo? Realmente no crees en mí, solo tratas de llenar un hueco. Soy como un complemento. En un equipo de segunda fila, puede funcionar. En uno tan grande como este, no. Así los jugadores no están dispuestos a sacrificarse tanto”, agregó.

Su futuro

Rondo se convertirá en agente libre el próximo 1 de julio, pudiendo firmar con cualquier equipo. Continuar en los Lakers parece una opción a valorar por ambas partes, pero ahora mismo todo está en el aire. “Siempre se mira mi edad. Pero no, no creo que sea mi caso. Tipos con 33 años también logran firmar cuatro años. Muchas veces los GM te felicitan por tu labor, pero cuando llega el 1 de julio las cosas cambian. No tengo ni idea de lo que puede ocurrir”, señaló.

Le gustaría tener una segunda oportunidad en esta era de LeBron en los Lakers. Por eso les ha dicho a sus compañeros que “cualquier cosa con la que pueda ayudar, llamadme. Porque ya he pasado por esto. Al poder unirme a un equipo, puedo ir configurando ciertas variables según quiero. Dadme tiempo y gente, y seré capaz de analizarlo y revolverlo”.

(Fotografía de portada de Thearon W. Henderson/Getty Images).


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Dirk Nowitzki y su retiro dorado: “Estoy seguro de que me espera otro reto”

Mike D’Antoni y los Rockets, más cerca de llegar a un acuerdo

Siguiente