El dominio internacional más vivo que nunca


Por la NBA han pasado grandes…. enormes jugadores internacionales, especialmente desde que hace tres décadas y media empezaron a entrar con cierta asiduidad en el draft y ser considerados como opciones tan válidas y potentes como sus propios cachorros universitarios.

Con los negros fue 1966 con Don Haskins al frente y la Universidad de Texas en El Paso como sede del anticlímax. Todos buenísmos; todos a la vez y todos con la misma camiseta. En el caso de los jugadores no-norteamericanos, le ha tocado a este 2020/21 y, aún sin jugar en un mismo equipo, se han hecho más visibles que nunca en la carrera por el MVP. Casi un 75% corpóreos.

En esta imagen del medio HoopsHype vemos la evolución en forma de cordillera ascendente que no ha parado de aumentar su pendiente desde mediados de los ochenta, hasta el serio bache de 2015 coincidiendo con el declive y retirada de Dirk Nowitzki, y que ahora, como el efecto rebote de una dieta Atkins, sufre un repunte bestial.

Nikola Jokic se ha llevado el gato el agua y el MVP a casa, pero de entre sus mayores rivales por arrebatarselo solo había habitual del Team USA. Stephen Curry. Sus otras dos grandes amenazas por el galardón han sido, en esta edición, Joel Embiid y Giannis Antetokounmpo.

De entre los doce jugadores con mayor número de votos por parte de la prensa, cinco son jugadores de procedencia internacional (Jokic, Embiid, Doncic, Gobert y Simmons), pero si en lo que nos fijamos es en las cuotas, es decir en los porcentajes totales, el 74,56% de los votos de este año han ido a parar a jugadores no nacidos en Estados Unidos gracias, desde luego, a Jokic y Embiid como principales destinatarios de ellos.

Más y más

En una reflexión global y justa, lesiones de larga duración como las de Anthony Davis, LeBron James, Kevin Durant o James Harden nos han privado de ver a nombres casi innegociables en su zona correspondiente y con su justo caudal de votos. Pero eso no es óbice para rendirse a la evidencia. Una narrativa en clara tendencia alcista y que ya no se va a detener.

Europa, África y Oceanía están cada vez más y mejor representadas en la NBA. Y cada vez con asientos más cómodos, no ya en la Green Room, sino en los bancos del All-Star Game y en los vaticinios y quinielas esotéricas por el Jugador Más Valorado de la temporada que se dibujan cada año.

La mejor marca hasta la fecha se estableció en la 2006/07, con un 64,16%. Dirk, Tony Parker y Steve Nash ya pueden respirar tranquilos. El testigo cosmopolita (tras los chascos canadienses de Bennett o Wiggins y a la espera que Jamal Murray les haga los honores) ha llegado.

(Fotografía de portada de Matthew Stockman/Getty Images


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.