El Game 2 acaba entre gritos en el vestuario de Boston


En Boston Celtics dolió mucho perder el segundo partido de las finales de la Conferencia Este ante Miami. Si en el Game 1 desperdiciaron una renta de 14 puntos, en el segundo se repitió la historia pero con 17 de ventaja. Ni la reacción que tuvieron en el último cuarto, con un parcial de 15-2 a favor, evitó una derrota por 106-101 que les hace encarar ahora el tercer encuentro de la eliminatoria sin margen de error.

Aún pueden remontar, cierto, pero el hecho de verse en tan apurada situación ha tocado emocionalmente al equipo. Anoche, tras acabar el encuentro, los jugadores marcharon al vestuario antes de atender a los medios. Nada parecía fuera de lo normal hasta que empezaron a escucharse gritos. Según señalan tanto Malika Andrews de ESPN como Gary Washburn de Boston Globe, de puertas para dentro se inició una cruda discusión en la que Marcus Smart llevó la voz cantante y en la que incluso se escuchó volar objetos.

Según Washburn, a Smart es a quien más se escuchó gritar mientras se solapaban numerosas discusiones. El jugador de Boston habría llegado a decir: “¡Todos estáis en esta mierda!”. La cosa no se frenó cuando la voz de Smart se apagó. Estando ya en el baño, los gritos habrían continuado en el vestuario de los verdes. Para Washburn, quien asegura que hubo objetos arrojados, no fue la clásica discusión de equipo; es más, destaca que pese a haber estado esperando fuera de muchos vestuarios, lo vivido anoche no se puede comparar con nada.

Concluida la acalorada discusión, Smart y otros jugadores se marcharon sin querer hablar con los medios mientras el equipo anunciaba que hoy no habrá entrenamiento. Malika Andrews, quien lo vivió de igual manera destacando que aún sin Smart la bronca siguió su curso, pudo hablar brevemente con Brad Stevens, quien explicó nimiamente lo ocurrido. “Los chicos están con las emociones a flor de piel tras un partido duro que ha terminado con una derrota dura”.

Entre los jugadores, quien sí hablo fue Jayson Tatum. El joven talento de Boston restó importancia a lo ocurrido. “Estamos 0-2. Estamos frustrados, pero así son los deportes de equipo. Se supone que no debes estar feliz si estás 0-2 abajo… Simplemente se trata de hablar del juego. Es genial. Ahora tengo que prepararme para el próximo partido”, sentencia.

Como bien señala Tatum, la frustración causada por verse 0-2 abajo es un detonante más que lógico. Boston juega por entrar en las Finales por primera vez desde 2010, y en ambos partidos han sentido que tenían la victoria al alcance de su mano. Los encuentros han sido igualados, incluso se puede decir que los verdes han sido mejores en bastantes tramos de ellos, pero a la hora de rematar el trabajo Miami les ha superado. Está por ver si esta explosión de emociones les ayuda a reaccionar o les perjudica.

(Fotografía de Douglas P. DeFelice/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.