Miami sonríe: remontada y 2-0 ante Boston


Miami es una roca. Da igual cómo empieces los partidos, la ventaja que consigas o pensar que tienes controlada la situación… porque los chicos de Erik Spoelstra siempre vuelven. Anoche, en el Game 2 de las finales de la Conferencia Este frente a Boston, por momentos pareció que los verdes igualarían la serie; no en vano dominaron durante muchos minutos por más de 10 puntos. Pero los Heat tenían otros planes. Siguiendo un guión fundado en un sistema con innumerables opciones tácticas, dieron la vuelta al marcador y fueron mejores en los instantes decisivos para vencer 106-101 y poner el 2-0 en la eliminatoria.

A los Celtics de poco les sirvió que Kemba Walker mejorase sus prestaciones con 23 puntos, o que incluso Enes Kanter regresase a la rotación a gran nivel con 9 puntos y 6 rebotes en solo 11 minutos. Miami no se puso nervioso viéndose 17 puntos abajo en el segundo cuarto ni al encajar un parcial 15-2 en el último que volvía a dejarles cinco puntos por detrás. La confianza de los Heat está por las nubes. Los factores externos (lo que haga el rival) literalmente no les afecta. Además, nunca sabes por dónde van a golpearte. Al empezar el encuentro Duncan Robinson fue un puñal; en los minutos finales Goran Dragic (máximo anotador del choque con 25 puntos) sentenció con dos enormes canastas.

Qué decir del base esloveno. Al empezar los playoffs destacamos el gran nivel al que se encontraba. A estas alturas ya estamos habituados a verlo siendo el líder de los de Florida, papel que incluso el propio Jimmy Butler ha recalcado. Porque Dragic no solo toma buenas decisiones, sino que cuando hay que meter una canasta con el balón ardiendo se muestra implacable. Un triple suyo, en posición desequilibrada y prácticamente a la media vuelta, dio cinco puntos de ventaja a los Heat encarando ya el último minuto. En la siguiente jugada, clásico lanzamiento de cinco metros para mantener a los Celtics a raya.

Pese al gran trabajo de los chicos de Spoelstra, la realidad es que el encuentro estuvo vivo hasta el final. Cuando parecía que Boston bajaría los brazos, Jaylen Brown (21 puntos en total) levantó la mano con sendos triples, lo que unido a un error de Jimmy Butler, dio a los verdes un último tiro con tres puntos abajo. El balón fue para un inspirado Brown, quien desde la esquina erró un cómodo lanzamiento que hubiese puesto el empate. Al otro lado de la cancha, Butler anotaba dos tiros libres y cerraba un partido que definía como ‘trabajo de equipo’.

20 pérdidas de Boston

Con 2-0 abajo la situación se ha complicado enormemente para Boston. Del porqué se ven en esta tesitura se pueden hacer muchos análisis, pero echando un ojo a las estadísticas de anoche hay sin duda un punto que pueden mejorar: las pérdidas. Mientras Miami ‘regaló’ únicamente nueve balones, ellos hicieron lo propio en hasta 20 ocasiones. No es un dato cualquiera, ya que influyó directamente en que los Heat lanzasen 90 veces a canasta mientras que Boston se quedó en 72. 18 tiros más es una gran diferencia. Con esta y otras anotaciones sobre lo visto sobre el parqué, Brad Stevens aboga por estar al cien por cien a ambos lados de la cancha.

“No jugamos bien y ellos hicieron un gran trabajo. No derrotaremos a este equipo si no estamos completamente conectados en ambos extremos de la cancha. Así que tenemos que regresar a ese concepto, a ser lo que hemos sido a veces. Pero ahora mismo podemos decir que son un mejor equipo. Vamos a tener que luchar mucho para dar la vuelta a esta serie”, explica.

Discusión en el vestuario

La frustración en la expedición de los verdes fue palpable al concluir el partido. Según los periodistas que se encontraban en el partido, desde el vestuario de Boston se escucharon gritos e incluso fuertes ruidos de lo que parecía algún objeto volando. Hablaron varios jugadores, pero quien destacó sobre los demás fue Marcus Smart. Tras la pertinente ducha, Jayson Tatum (autor de 21 puntos en el partido) declaró lo siguiente. “Estamos 0-2. Estamos frustrados, pero así son los deportes de equipo. Se supone que no debes estar feliz si estás 0-2 abajo… Simplemente se trata de hablar del juego. Es genial. Ahora tengo que prepararme para el próximo partido”, sentencia.

(Fotografía de Kevin C. Cox/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.