El Sindicato de Jugadores espera que el límite salarial no caiga


Estamos en plena disputa de las Finales, pero ello no impide que se hable y mucho de qué ocurrirá con la próxima temporada NBA. Normalmente cuando tenemos un campeón todo está planificado al detalle de cara al siguiente curso, pero en esta ocasión el escenario está bien lejos de ser ese. Aunque se conoce que el draft tendrá lugar el 18 de noviembre, la fecha exacta en la que se abrirá la agencia libre así como la del comienzo de la campaña 2020-21 está entre interrogaciones. Y sí, todo ello a expensas de que se negocie entre la NBA y el Sindicato de Jugadores para negociar la situación financiera en la que se moverán las franquicias.

Ese es sin duda el detalle más importante. El mercado (agencia libre) no podrá abrirse hasta que los equipos tengan claro cuál es el tope salarial con el que cuentan. En principio, y dadas las pérdidas que iba acumulando la NBA por la suspensión de la temporada a causa de la pandemia, se habló de que este se reduciría en una horquilla de 5-10 millones de dólares. Esa perspectiva fue cambiando y ahora se ve posible que se mantengan las previsiones previas al parón, las cuales situaban el limite en 115 millones de dólares. Para Michele Roberts, directora del Sindicato de Jugadores (NBPA), mantener más o menos el margen proyectado es lo esperado.

“Tenemos un BRI proyectado que creo que los equipos planificaron bien. No creo que podamos desviarnos demasiado de lo proyectado como límite. Puede que no refleje lo que la gente piensa que será el BRI, pero soy de la opinión de que esto se recuperará. Creo que se pueden hacen algunas cosas con el límite para permitir un mercado libre y no destruir lo que los equipos esperaban que fuese el límite, ya estos estaban planeando el futuro”, comenta a Shams Charania de The Athletic.

¿Y qué es el BRI en la NBA? Pues son siglas que responden a Basketball Related Income; es decir, estaríamos hablando de los ingresos relacionados con el baloncesto. Más claro: aquí se incluirían los ingresos generados por la NBA como entradas de temporadas regular y playoffs, derechos de retransmisión, promociones de equipos, sponsors, venta de bebidas, tiendas, ganancias generadas por el All-Star… Digamos que es un indicador de crecimiento financiero de la competición que en este curso 2019-20 –como todo– está en el aire. Y por supuesto no es un tema cualquiera, ya que en 2011 –último lockout– el reparto del BRI entre jugadores y propietarios fue uno de los puntos más conflictivos.

Lo que parece plantear Michele Roberts es trabajar sobre un supuesto muy positivo. Entiende que los ingresos habrán sufrido un duro golpe, pero de igual modo cree que dejar que ello influya profundamente en la concepción de las plantillas sería un error. Sin conocer exactamente qué piensa la NBA, Roberts espera que las negociaciones sean relativamente sencillas para que la apertura de la agencia libre no deba retrasarse. “No podemos ir más allá del 1 de diciembre”, recalca al respecto.

Por último, Roberts también dio su opinión sobre cuándo comenzará la próxima campaña, lo cual piensa que podría ocurrir entre enero y febrero. “A final de enero o a principios de febrero tiene sentido. Si acaba siendo más tarde, quizás porque tengamos un invierno en el que el virus vuelve a atacar con fuerza, no pasa nada. La fecha más temprana y factible sería el mes de enero”, concluye.

(Fotografía de Kim Klement-Pool/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.