Fallece Jerry Sloan, mítico entrenador de los Utah Jazz


El legendario técnico de los Utah Jazz, Jerry Sloan, ha fallecido en la mañana de este viernes a los 78 años de edad, tal como pudo informar la propia franquicia de Salt Lake City a través de un comunicado.

Se marcha una leyenda inmensa de la Liga y del baloncesto. Dirigió a los Jazz finalistas en 1997 y 1998, los que perdieron las Finales de la NBA ante los Chicago Bulls de Michael Jordan. En su hoja de servicios también figuran más de 20 años de labor como entrenador de Utah (1988-2011).

No solo permaneció por largo tiempo en los Jazz, también alcanzó la posición de tercer entrenador con más victorias de todos los tiempos (1.221), aunque después le superase Gregg Popovich (1.272), aún en activo.

Sloan había visto cómo su estado de salud empeoraba de manera severa en los últimos tiempos.

Karl Malone, antiguo pupilo suyo en los Jazz, ya había avisado hacía algunas semanas de que la realidad de su antiguo técnico había caído en picado. Sloan sufría Parkinson y también Demencia con cuerpos de Lewy, complicaciones que habían ido a más en los últimos tiempos. La segunda, en particular, atacó su cerebro de manera degenerativa y afectó sobremanera a su consciencia.

Icono dentro y fuera

Jerry Sloan fue cocinero antes que fraile. Su historia en la NBA comenzó como jugador; de bastante éxito además.

Fue seleccionado en el draft de 1964 por los Baltimore Bullets —pick 19, que entonces correspondía a la tercera ronda— y comenzó una andadura muy notable por la Liga. En su segunda temporada pasó a formar parte de los Chicago Bulls, donde se convertiría en una de las primeras leyendas de la entidad de Illinois.

En la capital del viento estadounidense, Sloan llegaría a ser dos veces All-Star, promedió casi 15 puntos por temporada y figuró hasta en seis ocasiones en el mejor quinteto defensivo de la competición. Esa resultó su principal seña de identidad en la pista: las artes defensivas. Era intenso, tácticamente muy disciplinado, duro y comprometido cien por cien con la causa de retaguardia. De ese modo se ganó una rocosa prensa que replicó después cuando pasó a los banquillos.

Sloan, entrenador de época

Sloan colgó el hábito de jugador en 1976 (diez campañas en los Chicago) y solo dos temporadas más tarde ya se enroló como técnico asistente en sus Bulls, donde tiene el dorsal retirado (el ‘4’). Fue, de hecho, el primer jugador en contemplar su camiseta colgando delante de los fans de Chicago.

Un año más tarde de su salto al área técnica subió las apuestas y comenzó su aventura como técnico jefe, permaneciendo tres temporadas. Su dilatada fama como jugador en Chicago no tuvo continuidad como técnico. Abandonó los Bulls con una plusmarca de 45-37 para volver a categoría de asistente, en Utah.

En 1988 ascendió, otra vez pero en diferente lugar, a entrenador principal y no se movió de la silla de dirección de los Jazz hasta el año 2011. Un total de 23 temporadas en las que recogió una cosecha de 1.127 victorias en 1.809 partidos de temporada regular. Pisó las Finales de la NBA en dos ocasiones aunque no se anilló las manos en ninguna de ellas.

Sus Jazz llegaron a las finales del Oeste en cuatro ocasiones más además de las de 1997 y 1998 —total de seis—. Y consiguieron disputar los playoffs en 19 de sus 23 añadas en liza.

Bajo su mando, los Jazz consiguieron llegar a 15 playoffs seguidos, dejar 16 récords positivos también de manera consecutiva y 13 campañas por encima de 50 victorias. También, es el segundo técnico con más partidos y victorias en un solo equipo. Sloan clasifica, además, como uno de los (solo) siete entrenadores NBA capaces de coleccionar diez temporadas por encima de 50 victorias (Rick Adelman, Don Nelson, Pat Riley, Phil Jackson, Gregg Popovich y George Karl).

Pese a su obra maestra en los Jazz, Sloan nunca obtuvo el premio de Entrenador del año. Eso sí, nadie impidió que fuera inducido en el Naismith Basketball Hall of Fame (clase del 2009).

Una estatua viviente para Utah y para toda la NBA. Eso es lo que era Jerry Sloan. Hace unas semanas, recordamos lo conseguido por sus Jazz, en una de las entregas de equipos NBA sin anillo —que ahora continúa en Extra nbamaniacs—.

Descanse en paz una de las figuras más influyentes de la Liga en todo el siglo XX y parte del XXI.

(Fotografía de portada: Todd Warshaw /Allsport)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.