Fe infinita: Knox ve a sus Knicks en playoffs


Está el hara-kiri o seppuku, luego el ¡Tora! ¡Tora! del Worms Armageddon, le sigue de cerca el trabajo de Faquir, y a rebufo nos encontramos con la dura profesión de hincha de los Knicks a tiempo completo, en especial y más que nunca en el trimestre de verano.

Cada agosto de los últimos cinco años, regresa el optimismo como un imán a la Gran Manzana. Un arma de doble filo que se ha acostumbrado a un mismo epílogo. Batacazo desde las alturas.

Porque cuando no tienes nada, no tienes nada que perder y sí mucho que ganar; pero los New York Knicks, con cierto tic kamikaze, repiten mismo guión en cada pretemporada, colocándose el listón en unas cordenadas bastante por encima de lo psíquica y deportivamente saludable.

El aficionado knickerbocker, hambriento de alegrías, no tarda en sucumbir y subirse al carro. Por marzo el carro no es sino un trozo de metal que se hunde sin remedio en las aguas del Reservoir del Central Park, y el fan un pobre diablo, engañado y cansado de ver que el Madison Square Garden y la ciudad de Nueva York, no tienen un equipo a la altura de su incomparable sede.

Cada vez hay más escépticos, más escarmentados. Gradas fieles, siempre atrincheradas pero más dispuestas a disfrutar creciendo desde abajo que a exigirse desde arriba.

Aunque claro, si ahora llega Kevin Knox, el escándalo de la preseason entre los novatos, y te hace las siguientes declaraciones, el miocardio empieza a dudar.

Fe en la plantilla

“La gente nos coloca con unas 29 victorias. Yo definitivamente creo que podemos ganar unos 35 partidos y entrar en conversaciones de playoffs. Esa es mi opinión personal. Cada uno tiene su opinión. Pero tanto yo como el resto del equipo estamos realmente confiados en que tenemos la oportunidad de alcanzar los playoffs este año”.

Los Knicks perdieron el año pasado a Carmelo Anthony, pero el impacto inmediato se limitó en dos derrotas más que el curso anterior (de las 31 a las 29). Además, con Kristaps Porzingis perdiéndose la mitad de la temporada (48 apariciones) tuvo más mérito si cabe la tenue y controlada caída.

El letón seguirá sin regresar al menos hasta diciembre, y habrá que ver las condiciones. Mientras, los de la Gran Manzana contarán con un pequeño núcleo de jugadores medianamente fiables (Tim Hardaway Jr., Enes Kanter, Mario Hezonja, Courtney Lee) y varios con un potencial indefinido pero que podría aguardar varias sorpresas (Trey Burke, Emmanuel Mudiay, Fran Ntilikina, Noah Vonleh).

Es cierto que el Este se ha reblandecido con la marcha de LeBron James a los Lakers, pero eso tan solo descarta a un equipo. Los Hornets han reforzado a los Wizards con Dwight Howard pero han fichado a Tony Parker, y si observamos algunas las franquicias que el año pasado se quedaron también sin playoffs (Nets, Bulls, Magic o Pistons), estas no parecen tener peor roster para el curso próximo que en el que dejan atrás.

Entregado a la causa

No obstante, Knox es todo confianza, tanto a nivel de taquilla como de vestuario. “Estoy confiado en ser uno de los mejores novatos de este año. Pero uno de mis principales objetivos para este año es ganar en New York. No estoy especialmente preocupado por ganar ‘El Rookie del Año’. Tan solo quiero ganar como equipo, rascar triunfos en la carretera, y jugar y vencer a algunos de los equipos más fuertes para alcanzar los playoffs. En última instancia lo único que quiero es ganar”.

Ganar. Un deseo legítimo, loable, imprescindible y valiente. Pero no por ello –por ahora y a pesar de tratarse del Este– más accesible. No obstante, ‘NBA, where amazing happens’; y así nadie se pilla los dedos.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.