George Hill: “LeBron es Batman, nosotros tenemos que ser Robins”


En Marvel no andarán muy contentos, pues George Hill se ha decantado por su archienemigo para el símil. El nuevo base de los Cleveland entiende que ahora forma parte de una plantilla (los Cavs) con misión de superhéroe (el anillo). Y desde luego no tiene dudas de quien es el superhéroe.

Hill ha encontrado en Batman, el héroe más humano de DC Comics, el equivalente perfecto a LeBron James. Y entiende también qué papel debe hacer el resto de la plantilla: “Él es Batman y los demás tenemos que ser Robins. Tenemos con nosotros uno de los mejores jugadores de la historia de este deporte. Él es quien va a marcar el ritmo. Nosotros solo tenemos que hacer nuestro trabajo: ser tan buenos jugadores de rol como podamos ser”.

Fin a una era de Big Three’s

LeBron una vez fue parte de un Big Three. Algo más parecido quizás a los X-Men o a los Cuatro Fantásticos. Lo vimos en Miami: James, Wade y Bosh; un trío de héroes en el que sobresalía uno por encima de los demás, pero donde sin los otros dos se perdía el pilar ganador sostenido sobre un triple eje.

El modelo intentó su réplica cuando The Choosen revirtió The Decision y volvió a los Cavs. Entonces Wade y Bosh pasaron a ser Irving y Love. Y durante dos temporadas funcionó. Aquí LeBron despuntó más que antes, pero seguía habiendo un salto de nivel entre sus dos escuderos y el resto del vestuario.

Ahora todo ha cambiado. Irving se cambió a Linterna Verde, Isaiah Thomas ya es historia, Dwyane Wade no entraba en su antiguo traje, Derrick Rose no pasó de triste déjà vu, y Kevin Love, lesionado, desaparece en una nebulosa de rendimiento.

Ahora en Ohio sólo hay un héroe, y lo demás, humanos cuidadosamente elegidos para hacer de su objetivo algo real y alcanzable. Los últimos cuatro han sido un halo rejuvenecedor a una plantilla achacosa. Larry Nance, Jordan Clarkson, Roodney Hood… sólo Hill habla desde cierta veteranía (31).

LeBron, más “James” que nunca

Pero todos tienen claro y asumen su papel. LeBron es sherpa y faro; y los demás, tan solo deben empujar y allanar el camino.

LeBron Wayne, a sus 33 años, está cuajando una temporada digna de sí mismo. Segundo mejor año en rebotes (8,1), récord en asistencias (8,9) y al ritmo que va no extrañaría, ante el vacío de jugadores de peso, verle mejorar de aquí a mayo su promedio anotador (26,4).


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.