Ginóbili: “Aún puedo aportar mucho”

Tras muchas dudas y meditaciones, decidió seguir en San Antonio y aparcar su retirada, una decisión que le llevará a alcanzar su 14ª temporada en la NBA. Ahora, con dos años de baloncesto por delante, analiza su pasado, presente y futuro con los de Texas en una entrevista concedida a La Nación.

“Ni loco imaginaba llegar a 14 temporadas. Y menos yo, que llegué a los 25 años. Tony Parker nunca tuvo dudas. Es lógico para él. Pero yo llegue con más edad y con mucho trabajo en la selección, casi sin descanso. Tras dos años en San Antonio, ya había informaciones que apuntaban que no llegaría a los 32 años jugando en la liga. No puedo creer que a los 38 todavía el equipo me quiera y que sientan que todavía puedo jugar. Siento que aún puedo aportar mucho al equipo“, explica.

Cuestionado por su decisión y lo que implica, Ginóbili entiende que su posición en el equipo es más cómoda que antaño, ya que la presión recae sobre otros. “Tengo menos ahora. Más tienen (LaMarcus) Aldridge y (Kawhi) Leonard. Yo voy a estar más tranquilo, por lo que sucedió en los últimos años y por la natural decadencia en minutos; ya no puedo jugar 82 partidos de 30 minutos por más que quiera. Me considero importante en el equipo, en la unión, pero no tanto en el juego. Uno sabe que es menos decisivo que antes y tiene menores expectativas“.

El grado de complicidad y conocimientos adquiridos junto a Gregg Popovich es una de las cosas que más valora Ginóbili, ya que entiende que eso le coloca en una posición privilegiada sobre la cancha. “Después de 13 años conozco el sistema como Pop, como Tim (Duncan) o Tony, lo tengo muy adquirido. Ya sé cómo piensa Pop, por eso le puedo decir algo a algún jugador antes que se lo diga él. O en el momento que él está loco y está por decir algo fuera de lugar, me permito detenerlo y advertirle que ya marcamos nosotros el error. Ese conocimiento hace que todo funcione“, asegura.

No se ve de entrenador

“Me gusta mucho el baloncesto, la estrategia, lo psicológico que hay detrás de esto, pero es un trabajo de locos. Hay que estar un poco loco para hacerlo. ¿Y sí quiero tomarme un año de descanso? Esta gente nunca reduce la marcha, porque trabajan muchísimo. Nosotros vamos, jugamos, nos entrenamos y se acabó. Ellos están mucho tiempo a disposición, construyendo el equipo, la competición, la pretemporada, el draft… Es realmente agotador”.

Creciendo con derrotas

La de 2013 fue de una frustración matadora. Es tremendo cómo la derrota te hace más humilde, te dignifica y te hace trabajar más. La victoria, por más que es lo que todos buscamos y te hace vivir los momentos más altos, te relaja. La derrota en la final de 2013 me permitió el triunfo de 2014; muchas veces me pasó eso. Hay derrotas que te hieren tanto que te hacen dar lo mejor en la próxima“, señala antes de asegurar que el trato que siempre ha recibido en San Antonio es “impecable”, y que por ello sigue jugando.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Los Lakers firman al ‘undrafted’ Jonathan Holmes

¿Qué jugadores actuales recuerdan más los ‘MonStars’ de Space Jam?

Siguiente