Golden State sigue sonriendo: paliza a Sacramento


No son los Warriors campeones, pero sí un buen equipo que puede dar espectáculo y ganar bastantes partidos. Tras ver a Stephen Curry explotar con 62 puntos hace 24 horas, los de San Francisco han vuelto a ganar, esta vez frente a Sacramento Kings, con una comodidad insultante como muestra el 137-106 que reflejó el marcador al extinguirse los 48 minutos reglamentarios.

Fue una noche plácida para Golden State. Pese a que ellos estaban en la segundo noche de back-to-back y los Kings llegaban descansados, prácticamente no hubo partido. Los chicos de Steve metieron la primera canasta de la noche y desde entonces estuvieron siempre por delante en el marcador con una diferencia que nunca dejaba de crecer. 17 puntos de renta en el primer cuarto, 20 al descanso, 25 para empezar el último periodo… Los Warriors se colocaron con balance positivo, 4-3, ganando y disfrutando.

Aunque no fueron 62 puntos, como es lógico, Stephen Curry volvió a dejarnos una gran actuación con 30 puntos, 9 rebotes y 8 asistencias en 31 minutos. Tras él, el máximo anotador del equipo fue Kelly Oubre Jr., quien por fin logró hacer funcionar su muñeca. El alero llegado vía traspaso en el pasado mercado había acumulado un 2 de 30 en triples en sus primeros partidos con los de la Bahía. Anoche respiró al firmar un 4 de 6.

“Esto es para nosotros una declaración de que estamos mejorando. Eso es todo lo que puedes pedir”, comentaba un satisfecho Curry a la conclusión de un encuentro que supone la cuarta victoria del equipo en cinco encuentros.

Green, factor diferencial

Steve Kerr señaló en pretemporada que necesitaban a Draymond Green para ser un equipo más intenso y enérgico. Durante los cuatro primeros partidos del curso no pudieron contar con él, pero ya lo tienen en cancha para que lidere e imponga un nivel de esfuerzo mínimo a sus compañeros. “Esa debe ser la identidad de este grupo”, dijo Green. “Mientras seguimos entendiéndonos unos a otros ofensivamente y averiguando cómo juega cada uno, en lo único en lo que podemos ser consistentes es en nuestra energía y esfuerzo en el lado defensivo”.

Los Kings, apagados

Las sensaciones en Sacramento están cambiando para mal. Tras un gran comienzo con tres victorias en cuatro partidos ante rivales duros como Denver Nuggets y Phoenix Suns, los californianos acumulan ahora tres derrotas consecutivas, siendo especialmente dolorosa la de anoche. El equipo no funcionó desde el salto inicial y sus mejores hombres fueron Harrison Barnes y De’Aaron Fox, ambos con unos discretos 18 puntos. Marvin Bagley III, para quien su padre pidió el traspaso, se quedó en 5 puntos con 2 de 9 en tiros de campo. Luke Walton, técnico jefe de los Kings, no acabó nada contento. “Bueno, esto fue frustrante, claramente. Parecíamos el equipo que jugaba por segunda noche consecutiva en lugar de ellos”.

(Fotografía de Ezra Shaw/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.