Harden, despreocupado: “En el tercer partido haré los mismos tiros”

Houston ganó sin problemas a Minnesota, pero más que de la victoria de los se está hablando de la nefasta noche que vivió James Harden en el tiro. Porque así fue. Con un 2 de 18 en tiros de campo, la estrella de los de Texas igualó su peor tarjeta desde que llegase a Houston. ¿Le preocupa? Para nada. El equipo ganó y eso es lo único que cuenta para él.

“Estoy más feliz que ningún otro en este momento. Créeme o no, pero lo estoy porque no tengo ninguna preocupación con mi tiro. Hice esos mismos tiros en el primer partido y entraron. En el tercer partido haré los mismos tiros. Soy afortunado por tener a chicos como Gerald Green y a todo un equipo que me respalda a ambos lados de la cancha. Intenté causar impacto en el partido de otras maneras, no solo a nivel ofensivo, y estoy feliz por la victoria. Ni siquiera sabía lo que estaba convirtiendo, pero sabía que no estaba consiguiendo muchos tiros, quizás ninguno. Pero ganamos de 15 o 17 puntos. Eso me hace sentir realmente feliz”, señala a Tim MacMahon de ESPN.

 

Harden sabe que debe mejorar para futuros compromisos, pero ver cómo antepone los resultados colectivos a sus estadísticas es un paso más dentro de lo que se define como líder. Meter puntos puede estar a la altura de muchos, pero entender que eso siempre será secundario ante el éxito del equipo, no tanto. Claro que hablamos de una noche. Si fuese algo continuado quizás su discurso sería distinto.

¿Y Minnesota?

Lo cierto es que los números de Harden hablan tan bien de Houston como mal de su rival. Los Wolves, con todo su potencial sobre la cancha, han sucumbido para quedar 2-0 abajo tras un partido en el que apenas duraron un cuarto en la pelea. Lo más preocupante es que Tom Thibodeau está siendo incapaz de poner en juego a su principal arma, Karl-Anthony Towns, quien ha pasado de promediar 21,3 puntos en Temporada Regular a quedarse en 6,5 con un 27,8% en tiros de campo. Veremos si jugando en casa logran cambiar la dinámica.