Harden, los Clippers y una defensa del todo asfixiante

Anda contento . Y no es para menos. El técnico de los , aunque aún anda en proceso de engranar todas sus piezas para que funcionen de manera milimétrica, está percibiendo una incesante transformación en la percepción mediática que se tiene sobre su equipo.

Rivers, que ha vivido un periplo complicado hasta lograr que a los angelinos se les mire con el mismo recelo a que sus vecinos de Lakerland, cada vez va dejando caer con más frecuencia un mensaje que es esencial en la consideración colectiva de una franquicia: cultura de equipo. 

El entrenador, quien celebra que “por fin se esté creando un gran ambiente cuando juegan en casa” y que cada vez haya más y más fans de los Clippers, tenía anoche una de esas cruzadas que no ganan una guerra, pero que te sitúan mucho mejor en el campo de batalla cuando comienzan a sonar los tambores de los playoffs.

Jugar ante los Rockets, uno de los grandes favoritos del Oeste junto a los Lakers, supone la obligación de considerar al detalle cómo defender a . Ya nadie entiende ni comprende que no se hagan defensas especiales ante el gran cañonero de la competición. Si le dejas, te hunde. Y si no le dejas, también. Pero algo menos. Y ahí es donde puso el foco Rivers.

Defensa doble

En la medida de lo posible, los Clippers intentaron molestar a Harden a través de cambios en la defensa y marcajes dobles. Paul George y Kawhi Leonard fueron los designados para dejarle respirar lo menos posible. Las cosas no salieron 100% según el plan, porque el señor de la barba cascó 37 puntos. Pero fueron los Clippers quienes fueron capaces de anotar cuando el partido así lo necesitaba. Y eso, en la grandilocuencia colectiva, es más relevante que el daño individual.

“Me encanta cómo hemos defendido. No hay duda de que cuando un tipo como Harden tiene más intentos de lanzar de la cuenta, los ganan los partidos. Simplemente hemos intentando limitar las veces que lanzaba y hacerle trabajar para cansarlo”, afirmaba Rivers, autor de esa estrategia.

La defensa volverá a cambiar

Lo visto anoche no es la norma normarum. La próxima vez que ambos equipos vuelvan a verse las caras, y más si nos encontramos en la postemporada, la manera de encarar el duelo va a ser bien distinta. Y más si se tiene en cuenta que Leonard y George aún cuentan con restricciones de minutos, por lo que nadie descarte que Rivers apueste por centralizar la defensa de uno de los dos sobre Harden y apoyarse en otro jugador como Patrick Beverley, experto en este tipo de lindes, para cercar al de Houston.

“Tienes que elegir la manera de atacarle. No creo que puedas darle una oportunidad de hacerte daño. Tienes que ir poco a poco con él. También tienes que saber jugarle en el uno contra uno. Es un anotador con una inteligencia apenas vista en este deporte”, agregaba Rivers.

(Fotografía de portada de Sean M. Haffey/Getty Images).


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a nuestros artículos especiales y el podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Drummond y Griffin acaban con la mala racha de los Pistons

Devin Booker devuelve a los Suns a la senda del triunfo

Siguiente