Hayward acaba con los Hawks en el mejor partido de su carrera


Los Hornets se hicieron con su tercera victoria del curso en su visita a Atlanta. El cuadro de Carolina del Norte dejó escapar una ventaja de 24 puntos, pero supo recomponerse cuando parecía al borde del K.O. y se acabó llevando el encuentro por 94-102. El gran responsable de ello fue Gordon Hayward, que firmó la mejor marca anotadora de su carrera y ejerció como el líder que la franquicia esperaba que fuera cuando le firmó su polémico contrato.

El alero terminó con 44 puntos en su casillero, superando así su récord que estaba fijado en 39. Gordon había llegado a dicha cifra en dos ocasiones: en abril de 2017 ante los Timberwolves, siendo aún jugador de los Jazz; y en noviembre de 2019, ya en los Celtics, contra los Cavaliers. En esta ocasión, 14 de dichos tantos llegaron en el último cuarto, en que tiró de clase y veteranía para resolver un partido que se había complicado más de lo necesario.

LaMelo Ball, con 16 puntos, 8 rebotes y 5 asistencias, fue quien mejor secundó la actuación de Hayward, que se vio bastante solo en general. No obstante, el alero estuvo lo suficientemente inspirado como para que esto no fuese un problema, ya que fue capaz de convertir el 60% de sus tiros de campo (15/25) y de viajar 12 veces a la línea de tiros libres (10/12) para ir sumando puntos con frecuencia. Además, logró capturar 7 rebotes y repartir 2 asistencias, adornando una actuación que terminó de redondear con el triunfo final.

Noche aciaga para Trae Young

Todo lo contrario ocurrió con Trae Young, que jugó uno de sus peores partidos como profesional. El base no pudo pasar de los 7 puntos, su anotación más baja desde octubre de 2019, apenas lanzó 9 veces a canasta pese a tratarse de un jugador caracterizado por su descaro y confianza, y perdió 7 balones, culminando así una noche sin absolutamente nada para destacar. Con todo, Pierce le mantuvo en pista durante 35 minutos con la esperanza de que despertase, pero esto nunca ocurrió.

Ante esta tesitura, fue John Collins quien ejerció como líder de lo Hawks con 23 puntos y 11 rebotes, convirtiéndose en el hombre de referencia en intento de remontada de los de Georgia. La aportación del ala-pívot junto a la de Kevin Huerter y De’Andre Hunter, autores de 19 y 17 tantos respectivamente, permitió a Atlanta compensar su desastrosa primera mitad y colocarse por delante por primera vez a falta de cinco minutos (86-85), pero fue entonces cuando más echaron de menos la determinación de Young. Esta derrota, la tercera consecutiva, les deja con un balance de 4-4, y las grandes sensaciones iniciales parecen enfriarse un poco ahora que el equipo atraviesa un pequeño bache.

(Fotografía de portada: Kevin C. Cox/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.