Indiana encara el Draft pensando a largo plazo

Indiana ha pasado en doce meses de la necesidad a la calma. El año pasado, sabedores de que estaban obligados a traspasar a Paul George, encaraban estas fechas con el nerviosismo propio de quien se desprende de su jugador franquicia para abordar un futuro incierto. Y así fue hasta que apareció Victor Oladipo.

Porque cuando la temporada regular empezó todo cambió. Oladipo, quien no terminó de explotar en Orlando y vivió a la enorme sombra de Russell Westbrook en Oklahoma, destapaba el tarro de las esencias para colocarse el cartel de All-Star superando todos los pronósticos. Con él llegaron unos sorprendentes que se plantaron en playoffs para poner contra las cuerdas a LeBron James.

Con esos ingredientes, los Pacers miran ahora al sin ansiedad. No necesitan encontrar un jugador que les guíe, tienen a Oladipo; y lo que es mejor, sienten que la actual plantilla puede darles margen para construir sobre ella y progresar. Sí, tienen una base.

Por ello, el director de jugadores del equipo, Ryan Carr, asegura que los dos picks que tienen en su haber de cara a la noche del jueves (nº 23 y nº 50) en ningún caso se los plantean como si debiesen acertar para el presente, sino como dos piezas a desarrollar para el futuro.

“Ponemos un gran énfasis en hacer que estos muchachos trabajen y aumenten su valor. El Draft proyecto no es algo inmediato. El Draft es una especie de base sobre la que construir. Los estás eligiendo, estás empezando a trabajar con ellos y los vas a conducir los próximos años”, declara a IndyStar.

Contento con la clase

Cuestionado por lo que buscan en el Draft, Carr explica que tras conversar con Kevin Pritchard tienen claro que buscan un jugador de equipo que aporte en varias facetas. Y está seguro de conseguirlo, puesto que entiende que la clase de 2018 es mejor de lo que se esperaba. “Habrá buenos jugadores en la elección 23. Estamos trabajando para averiguar quién estará disponible en función de lo que gusta a otros equipos. Es un buen Draft. Diría que es más profundo de lo que pensábamos a principios de año”, sentencia.