Isaiah: “No tenemos miedo; los Cavs no son los Monstars”

Aunque puedan parecerlo dado que acumulan la demencia de un 9-0 en los presentes playoffs, los Cleveland no son los Monstars, colectivo antihéroe de la venerada película, Space Jam. Los Boston conocen que su rival nació en el mismo planeta y a pesar del correctivo inicial en la final de conferencia, aseguran sentirse capaces de llegar lejos ante el equipo de LeBron James.

“No podemos entrar en pánico. Solo ha pasado un partido. Un partido. Ellos solo hicieron el trabajo, nosotros tenemos que hacerlo en el Game 2“, alegó un “muy confiado” este jueves, horas después de haber doblado la rodilla —pero bien— en el primer partido de la final del Este ante los Cavs.

“Creo en mi equipo. No tenemos miedo de Cleveland. No son los Monstars. No están en Space Jam. Ellos se atan los cordones igual que nosotros. Solo han jugado mejor el primer partido. Solo tenemos que proteger nuestra casa en el Game 2 para poder ganar”, continuó un Thomas que no pudo frenar el alud de los Cavaliers en el primer choque de la eliminatoria.

Desde el primer cuarto, las fuerzas opositoras a los Celtics silenciaron cualquier conato de revolución y mantuvieron su amplia ventaja durante todo el partido. Así, Boston  —primer clasificado del Este en la temporada regular— no va a contentarse con haber llegado hasta el final  —del Este — y que le decoren las dos mejillas. Quieren ser el precedente que demuestre que LeBron James no es invencible a ese lado del mapa.

Dar por muertos

“No estamos felices simplemente por haber llegado hasta aquí. Queremos ganar la serie y eso es lo que intentamos hacer. Queremos que todo el mundo sepa que somos una realidad y que somos uno de los mejores equipos de la NBA. Tenemos que demostrárselo al mundo en esta serie. Todo el mundo sabe que la gente no excluye. Y ya nos ha pasado antes. No es algo nuevo para nosotros”, dictaminó un Isaiah Thomas algo más errático que de costumbre en el primer encuentro ante Cavaliers.

Lo que está claro es el favoritismo abusador de Cleveland. Pero también que a los Celtics se les ha dado por muertos un par de veces esta temporada y aún son la única muestra de vida que queda en el Este para derribar a los Cavs.