Isaiah Thomas, minutada y victoria en su regreso

Boston aprovechó el retorno de y la ausencia de Kemba Walker para anotarse un importante triunfo que evitase dejarles con el mismo número de victorias y derrotas. Los se impusieron a Charlotte , un rival directo en la Conferencia Este, por 96 a 88.

El entrenador de los verdes, Brad Stevens explicó tras el partido el motivo por el que Thomas jugó el último cuarto entero. “Ya sabes, no ha hecho nada en toda la semana”, señaló el técnico en tono de broma. El base venía de perderse cuatro partidos consecutivos a causa de una lesión en la ingle.

El guard anotó 26 puntos en 35 minutos, 16 de ellos en la segunda mitad. La decisión de Stevens fue cuanto menos acertada, ya que hasta la vuelta de los vestuarios, los aficionados del TD Garden veían el marcador era de todo menos placentero. “El entrenador nos dijo que teníamos que subir un poco  el nivel de intensidad en defensa, así que lo hicimos y ahí estuvo la diferencia”, dijo Al Horford tras el partido. El pívot terminaría con 18 puntos, 8 rebotes, 5 asistencias y 5 tapones en 35 minutos, a los que sumaron las actuaciones de Jae Crowder y Avery Bradley, que finalizarían con 12 puntos cada uno.

No fue la noche para los Hornets, que además de no contar con su estrella Kemba Walker, solo lograron un 32,7% en tiros de campo. Nicolas Batum lideró a su equipo con 22 puntos, 10 rebotes, 5 asistencias y 3 robos; acompañado por los 12 puntos y 6 rebotes de Marvin Williams, y los 13 puntos, 6 asistencias y 6 rebotes de Ramon Sessions.

Trabajo en defensa

Tras un mate de Horford, cuyo tercer cuarto fue como un soplo de aire libre para los pulmones de los Celtics, Thomas penetraba para anotar dos puntos en bandeja. Aunque no estuvo a su mejor nivel —fallando cuatro de cinco en el último periodo—, su trabajo sirvió para dejar atrás a unos Hornets que parecían desorientados. A falta de 6 minutos para el final, Belinelli era sancionado con una flagrante de grado 1 sobre el base, que anotaba dos tiros libres. Crowder añadía dos más y Bradley cerraba la remontada.

“Estaba reventado”, dijo Crowder con una sonrisa en la cara cuando le preguntaron por Isaiah, y añadió que “estaba hablando en el vestuario sobre lo cansado que estaba. Pero está claro que cuando está nos da una gran oportunidad para ganar el partido”. Thomas estaba sorprendido por el hecho de haber disputado todo el último cuarto. “Me sacó un poco pronto en el tercero, pero pensé que no volvería a hacer otra vez en el último. Así que cuando me llamó estaba un poco sorprendido, pero así es él, y yo estaba listo para jugar”, concluyó el guard.

Thomas, Bradley, Crowder, Horford y Amir Johnson jugaban juntos por undécima vez esta temporada. Su registro es de 8 a 3 y resulta cuanto menos un milagro con las bajas que han sufrido los de Massachusetts. “Podemos ser un gran equipo. Somos más completos cada día, y queremos seguir creciendo sin pausa pero sin prisa. Creo que la clave es lo que apuntó el entrenador el pasado viernes, que tenemos que creérnoslo más. Odiar las derrotas y sólo buscar la victoria. Con esa mentalidad hemos jugado hoy”, señaló el base.

La próxima cita de los Boston Celtics será el próximo domingo contra los Heat en Miami, y también jugarán fuera los Hornets, aunque será esta misma madrugada en el Philips Arena de Atlanta.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a nuestros artículos especiales y el podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Cousins, investigado por acosar a un periodista

Iverson, en un homenaje: “Jamás hubiese dejado de jugar por descansar”

Siguiente