Jamahl Mosley quiere fomentar una cultura de trabajo de Orlando


Orlando Magic ha encomendado su futuro a Jamahl Mosley. Tras una dilatada carrera como asistente, el hasta ahora miembro del staff técnico de Dallas Mavericks tendrá su primera oportunidad como entrenador jefe en Florida. No es mal lugar. Llega a un conjunto que justo inicia una profunda reconstrucción y en el que los resultados inmediatos no son una exigencia. ¿Quiere decir esto que llega relajado? Ni mucho menos. Mosley tiene claro su primer objetivo: crear un ambiente en el que todos tengan el deseo de trabajar y avanzar.

“Simplemente tenemos que trabajar para mejorar. Creo que solo tenemos que seguir creciendo, construyendo y manteniendo a estos muchachos en un nivel en el que continúen con el deseo de seguir viniendo todos los días para mejorar y mejorar. Creo que esa es la parte más importante de este viaje que iniciamos, si queremos que luzca”, comenta a los medios.

Markelle Fultz, Jonathan Isaac, Mohamed Bamba, Wendell Carter Jr., Cole Anthony, Chuma Okeke, R.J. Hampton… y las elecciones ‘5’ y ‘8’ de cara al draft que llega a finales de julio. Ese es a grandes rasgos el panorama de jóvenes con los que deberá desempeñar Mosley la mejor de sus enseñanzas. Cuando el nuevo técnico habla de trabajo como clave no le falta razón. Por nombres y por situación cualquiera diría que talento hay en Orlando; cuestión diferentes es que este explote o se le den las pautas para que así sea. Esa será su principal labor. Para eso lo han contratado.

En Orlando, donde se reencuentra con Jeff Weltman –estuvieron juntos de Denver–, confían en su capacidad para desarrollar jugadores a la vez que crea con estos un vínculo de confianza. Más allá de sus cualidades tácticas, ha demostrado que tienen grandes capacidades para gestionar las relaciones personales con los jugadores; no en vano el propio Luka Doncic recalcó que le veía plenamente capacitado para ser head coach.

Su baloncesto

Dejando de lado el objetivo general –fomentar esa cultura de trabajo–, Mosley también explicó cuáles quiere que sean las bases sobre las que se sustente el juego de su equipo. A nivel ofensivo señala que espera que el pase sea el motor de todo lo que ocurra sobre la cancha.

“Mi filosofía ofensiva es simple. Quiero que sea lo más simple posible. Quiero jugar con ritmo, con espacio y a través del pase. Creo que el pase aporta energía al juego y permite que la gente encuentre su mejor momento sobre la cancha. Quiero poner a estos muchachos en las mejores posiciones para que encuentren el éxito”. ¿Y en defensa? “Defensivamente quiero ser un equipo con un alto nivel de comunicación y duro. La meta es sacar a los equipos rivales de su zona de confort”, sentencia.

Se abre un nuevo camino en Orlando, uno que solo el tiempo dirá si cumple con lo esperado. En todo caso, la ilusión se renueva para una franquicia que sin duda necesitaba salir de lo que parecía un eterno deambular en tierra de nadie.

(Fotografía de Peter Larsen/Getty Images for David Yurman)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.