Harden, sobre las defensas rivales: “No pueden defenderme”

es, por el momento, quien más méritos está coleccionando para encabezar la carrera por el MVP. Líder de la liga en puntos (31,1), asistencias (9,8) y mucho más —como contamos ya en este artículo—, el base-escolta de Houston es muy consciente del daño que infringe a las defensas rivales. Tanto que se ha arrancado a asegurar que los rivales “no pueden hacer nada por defenderme”.



“Lo he visto en los últimos años. No hay nada que puedan hacer para defenderme”, afirmó James Harden en declaraciones al diario The Houston Chronicle.

Lo cierto es que el guard de los Rockets podría ser el primer jugador en liderar puntos y asistencias en una temporada completa desde 1973. Para estar en camino de semejante hito, su arsenal ofensivo sigue sin encontrar diques. Anota, asiste e involucra a placer, lo que le hace ser el jugador que mayor producción genera de manera directa en toda la liga (puntos y asistencias), por encima de 55 cada noche.

“Los defensores están asustados o nerviosos cuando penetro porque saben que eso abre un montón de posibilidades a mis compañeros. Así que dan un paso atrás. Ese paso me ayuda todavía mucho más”, pudo continuar Harden, quien es letal produciendo sus propios puntos, además de generando tiros liberados, sobre todo, para los lanzadores abiertos de su equipo.

Además de nutrir de manera avanzada la frontera del triple, existe la cada vez más perfeccionada connivencia con Clint Capela, con quien Harden sigue mejorando su juego dual de pick&roll. La inventiva de Harden para terminar en el aro o para facilitar que sus compañeros encuentren la red no conoce límites y, aunque pueda parecer osado que él mismo lo afirme, resulta cierto que los rivales no han dado con la fórmula que desactive su juego de ataque en los actuales Rockets.