James Harden volvió por sus fueros para conducir a Houston a la victoria ante Golden State

105 – 83



Las sensaciones de tras la lesión que le mantuvo apartado unos partidos no eran las mismas de siempre. El propio escolta lo había señalado así, pero ante los Warriors sus números volvieron a estar donde acostumbran y se configuró como el gran líder en la anotación de los Rockets.

Harden acabó con 34 puntos, y estuvo bien ayudado por la labor de , quien finalizó el choque con 22 puntos y 18 rebotes. Terrence Jones, que cada vez se suma más a estas estadísticas, agregó 16 puntos y 10 rebotes para los Rockets, que habían perdido dos partidos consecutivos.

“Ésa es la forma en la que jugamos”, explicó Harden. “Si no conseguíamos estar mejor en defensa que ellos, sería difícil. Hicimos un buen trabajo al principio del encuentro presionando a sus escoltas y pusimos las cosas en su lugar”.

Los Warriors se vieron limitados a un 35,5% de acierto en el lanzamiento, algo que sin duda les trastocaría sus habituales planes en ataque. lideró a su equipo gracias a sus 22 puntos y 5 asistencias, pero no estuvo demasiado bien en sus porcentajes con un 5 de 14 en tiros de campo. Harrison Barnes tuvo 14 puntos y 7 rebotes, y sumó otros 11.

“La forma en la que comenzamos a mover la bola, ha habido también momentos en los que nuestro banquillo no ha aportado y les hemos dejado hacer”, explicaba el técnico de Golden State, Mark Jackson. “Los titulares hicieron un mal trabajo a la hora de establecer nuestro ritmo. Nos superaron, jugaron con más fuerza y eso marcó la pauta para el resto del camino”.

Estadísticas obtenidas de Elias Sports Bureau, Basketball Reference y NBA.com