Jeanie Buss aparta a Jim de la propiedad de los Lakers

No bajaban las aguas demasiado cristalinas en la familia Buss últimamente. El motivo de la discordia, el legado de Los Angeles que unos hermanos querían arrebatar a otros.

Tal ha sido el conflicto de perspectivas en los últimos tiempos que , responsable máxima de la franquicia púrpura y oro, apartó de las decisiones deportivas a su hermano Jim. El movimiento fraticida parecía tener su explicación extradeportiva, además de la mala marcha del equipo en los últimos años. En consonancia con el otro hermano con derecho de operación en la propiedad de la franquicia —Johnny—, Jim había tratado de apartar de su posición de privilegio a Jeanie. Toda una guerra familiar abierta por el poder de una franquicia histórica de la NBA. Por el control de un legado multimillonario.

Jeanie apartó a Jim de la presidencia e introdujo a Magic Johnson como nuevo timón de las decisiones baloncestísticas. No contento con el cambio, claro, Jim había dado continuidad a sus movimientos revolucionarios, pero los juzgados de Los Angeles han terminado dando la razón a Jenie Buss, que seguirá como responsable máxima en la propiedad de la franquicia. De hecho, la mandataria ve su posición muy reforzada con la actualización legal del caso.

Como pudo adelantar el periodista Nathan Fenno, del diario Los Angeles Times, Jeanie Buss y sus dos hermanos “han acordado que la propietaria siga como figura destacada en la propiedad de la franquicia siempre que la familia Buss tenga el control de los Lakers”. La decisión ha llegado después de que Jim y Johnny pelearan con uñas y dientes la posesión de la histórica organización. Querían apartar a Jeanie de la cúspide pero los juzgados han dado preevalencia, según la herencia dejada por , a la prioridad de Jeanie sobre el dominio de los Lakers.

Posición reforzada

Así es que Jeanie será quien siga controlando la hacienda de Lakers mientras la familia Buss tenga control sobre la entidad. De igual modo, Jim parece que se aleja más que nunca de la gerencia y dirección de la franquicia. Hasta parece que pierde los derechos que su padre (Dr. Jerry Buss) le concedió como administrador de la organización, dado que ésa era una de las exigencias de Jeanie para sellar el conflicto.

Y para explicar estas guerras entre hermanos, es necesario rebobinar hasta la muerte del legendario propietario de los Lakers, Jerry Buss, en el año 2013. Tras el fallecimiento, fue Jeanie quien se hizo cargo de sustituir la figura de su padre, dado que la familia (el propio Jerry) dictó que la sucesión siguiera de tal manera. Los tres hermanos —Jeanie, Jim y Johnny— tenían derecho como administradores de la franquicia, pero era la primera quien ejercería como responsable máxima. Los dos hermanos quedaban en posiciones directivas dentro de la organización.

Eso ocurrió hasta los últimos meses, cuando los hermanos rebeldes, Jim y Johnny, habían planeado apartar a Jeanie de su labor como gerente de la propiedad. La mandataria, eso sí, se adelantó a sus hermanos y denunció ante los juzgados movimientos fraudulentos (para con el testamento de su padre) de sus compañeros de apellido. Jim y Johnny querían liderar un golpe de estado familiar y apartar a Jeanie de la propiedad de Lakers. Para ello, convocaron una reunión que eligiera una nueva junta directiva en la que no estaría Jeanie, lo que le separaría de su puesto actual. De esa manera, Jim y Johnny pretendían hacerse con el control de los Lakers, alegando una supuesta mayoría —de dos contra uno— en la cúspide de la entidad para derrocar a Jeanie.

El movimiento de Jim y Johnny no era ni bueno ni malo, simplemente contrario a lo que se acordó a la muerte de Jerry Buss. Y por tanto, el juzgado estimó que va contra la herencia legal de los Lakers. Así, con Jeanie más reforzada que nunca y Jim fuera de la administración de la franquicia, será la hermana menor, Janie, quien sustituya la extinta figura de su hermano Jim como tercera pata de la propiedad de los Lakers.

Despido Kupchak y Jim

Este episodio en la familia Buss no es un veredicto repentino, sino la continuación de un divorcio que comenzó con el despido de Mitch Kupchak, antiguo general manager, y el retroceso de , que hasta esta temporada ejercía como presidente de operaciones de la franquicia además de administrador de la propiedad.

Tras el veredicto final de los juzgados en esta historia, el legado de Jeanie se ve muy reforzado con respecto a sus hermanos, que han fracasado en el intento de desbancar a su hermana como figura principal.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Harden y DeRozan, Jugadores de la semana

Los Kings se interesan por Sam Hinkie

Siguiente