Jeanie Buss quiere un All-Star para su All-Star

Suena confuso, pero quiere exactamente eso. Desde el año 1996 y de manera ininterrumpida hasta 2016, Los Angeles siempre han aportado su dosis de talento al All-Star Game. Veamos quiénes y cuándo, por el mero placer de hacerlo:

  • 1996/97:  Eddie Jones y Shaquille O’Neal
  • 1997/98: Kobe Bryant, Eddie Jones, Nick Van Exel y Shaquille O’Neal
  • 1998/99: temporada del lockout
  • 1999/00: Kobe Bryant y Shaquille O’Neal
  • 2000/01: Kobe Bryant y Shaquille O’Neal
  • 2001/02: Kobe Bryant y Shaquille O’Neal
  • 2002/03: Kobe Bryant y Shaquille O’Neal
  • 2003/04: Kobe Bryant
  • 2004/05: Kobe Bryant
  • 2005/06: Kobe Bryant
  • 2006/07: Kobe Bryant
  • 2007/08: Kobe Bryant
  • 2008/09: Kobe Bryant y Pau Gasol
  • 2009/10: Kobe Bryant y Pau Gasol
  • 2010/11: Kobe Bryant y Pau Gasol
  • 2011/12: Kobe Bryant y Andrew Bynum
  • 2012/13: Kobe Bryant y Dwight Howard
  • 2013/14: Kobe Bryant
  • 2014/15: Kobe Bryant
  • 2015/16: Kobe Bryant
  • 2016/17: …

Kobe Bryant, él solito, se habría bastado sin ayuda de nadie desde el año 98, para mantener constante el flujo de, al menos, un jugador de casaca púrpura y dorada al partido de las estrellas; ocasionalmente tuvo la colaboración especial de Shaq y Pau, entre otros. Sin embargo, en 2016, Kobe cerraba con 60 puntos una carrera, desde su inicio hasta el mismo punto y final, de auténtico All-Star con mayúsculas; y sin él, se acabó chorro y empezó el chorreo.

Un Kobe Bryant después…

En la edición del pasado mes de febrero, por primera vez en veinte años, no ha habido nadie que portara el estandarte de la segunda franquicia más laureada de la historia de la NBA. Tras la retirada de La Mamba comenzaba la reconstrucción más profunda que han experimentado en L.A. en mucho, mucho tiempo; y eso es justo lo que precisan ahora para volver a hacer de su aportación al All-Star Game algo habitual: tiempo… o no.

Una edición, vale, pero dos no; y más si la próxima se celebra en terreno patrio. El 2018 tendrá al Staples Center como sede del fin de semana más emblemático del año en la NBA, y que los Lakers no cuenten con su pequeña contribución jugando en casa, es demasiado para su propietaria.

Prisas, ¿urgentes?

“La próxima temporada, Los Angeles será la ciudad anfitriona del juego del All-Star Game en Staples Center, y estoy preocupada de que no tengamos un All Star en el equipo “, ha reconocido la menor de los Buss en el podcast de Forbes Sports Money. “Eso rompería mi corazón”, asegura.

Así pues, caben dos posibles interpretaciones a estas palabras. La primera, que algo de lo ya presente realice un salto cualitativo inminente y suficiente para ser considerado pieza segura en la selección de lo más exquisito de la Conferencia Oeste: a saber, entre los sanamente postulables: D’Angelo Russell, Jordan Clarkson, Julius Randle y/o Brandon Ingram.

Algo tan posible como extraordinariamente optimista. Todos ellos, los cuatro, cuentan con cualidades para ser algún día jugadores All-Star, y a todos ellos, a los cuatro, parece lógico pensar que les quedan muchos platos de lentejas por delante antes de llegar a ese nivel; 2018 se antoja, cuando menos, precipitado y de euforia que podríamos catalogar casi de ingenua.

¿Fichajazo a la vista?

Veamos la otra posible interpretación: que Jeannie Buss tenga en mente, esta vez sí o sí, fichar a un jugador con cartel All-Star. Desde la llegada al unísono en 2012 (porque Luol Deng, ni la sombra de lo que en 2013 fue) de Howard y Nash (otro espectro), en los Lakers se han visto incapaces de seducir a una sola estrella. Apenas jugadores de perfil medio-alto y solo a tenor de contratos claramente desproporcionados.

¿Significa esto que la presión acaba de caer como un chorro de ídem sobre el nuevo dúo deportivo & ? Tiene toda la pinta de que es exactamente eso lo que significa. En breves tocará empezar a desgranar la lista de grandes agentes libres del verano.

El nuevo Presidente deslizó en declaraciones recientes que el tiempo de reconstrucción que ondea en su mente oscila entre los 3-5 años; y esta nueva idea/capricho de la dueña del cortijo, cambiaría radicalmente, desde luego, la hoja de vuelo. Las prisas, esas malas —pero insoslayables— consejeras, cuando hablas el siempre difícil y mediático dialecto de Lakerland.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Antetokounmpo y Lillard, Jugadores del mes

Damian Jones, rookie de GSW, Jugador del Mes en la D-League

Siguiente