Kobe Bryant defiende su nuevo contrato rechazando la idea de que deba ganar menos dinero

Un día después de alcanzar un acuerdo con Los Angeles para extender su contrato con la franqucia angelina por dos temporadas más, defendió la decisión de él y su equipo vehementemente.



“No hubo negociación ni nada de eso”, explicó Bryant en una rueda de prensa celebrada en Washington. “El único número que vi fue el que firmé”.

El nuevo contrato de Bryant le garantiza seguir siendo el jugador mejor pagado de la NBA durante dos temporadas más merced a los 48,5 millones de dólares que percibirá hasta la finalización de la campaña 2015-16.

“Esto me hace querer atravesar paredes por ellos”, comentó Bryant acerca de su contrato. “Esto simplemente añade más ganas al deseo de regresar y demostrar a todo el mundo que (los Lakers) están en lo cierto y los demás se equivocan”.

“He sido muy afortunado”, continuó Bryant. “He sido muy, muy afortunado. Bendecido. Es muy difícil por cuestiones de restricciones de salarios y cosas de ese tipo que un grupo de jugadores estén juntos mucho tiempo, o que un jugador esté en un equipo mucho tiempo. No se ve tan a menudo. Así que me siento muy, muy bendecido y afortunado por ser un Laker para toda la vida”.

Sobre los aficionados

Bryant fue cuestionado acerca de los comentarios que los aficionados están haciendo sobre su nuevo contrato, criticando que haya sido por una suma elevada que impida a los Lakers conseguir un buen equipo a corto plazo.

“Son aficionados y tienen buenas intenciones, pero no creo que entiendan como funcionan las reglas o qué es lo que los Lakers están tratando de hacer estratégicamente de la mejor forma”, dijo el escolta. “Creo que estaremos bien (en el futuro)”.

No hubo presión por parte de los Lakers

La firma del contrato antes de que Bryant vuelva de su lesión es una muestra más de lo que decididos que estaban los Lakers a mantener a su estrella en la plantilla.

“La cantidad de amor y respeto que tengo por la familia Buss y la organización de los Lakers está por encima de lo que yo hubiera querido. Sólo quería volver y jugar”, explicó. “Si ellos hubieran querido esperar a ver como jugaba no hubiese habido problema”.

Un recuerdo para David Stern

Para continuar, Bryant defendió de forma sarcástica que el acuerdo entre ambas partes no pueda ser anulado.

“Es muy afortunado por mi parte y por la de los Lakers que la decisión empresarial que han tomado no pueda ser revocada por la NBA”, concluyó Bryant en referencia al fallido traspaso de Chris Paul dos años atrás.

Más argumentos en Twitter

Bryant, un usuario de Twitter que no deja indiferente a nadie, también utilizó la red social para vertir más argumentos en contra de que los jugadores deban ganar menos dinero.

“Las reglas de los salarios que hacen que los jugadores deban ser “desinteresados” para “ayudar” a propietarios MILLONARIOS son las mismas reglas que los propietarios NOS OBLIGARON a firmar. #Pensad”, escribió Bryant.

“No sólo aprendas tu deporte… Aprende la industria del deporte”, continuó. “Por cierto los Lakers tienen espacio salarial para una oferta máxima y después aún más”.

Críticas al sistema

En declaraciones realizadas en exclusiva a Yahoo Sports, Bryant justificó aún más su modus operandi. “La mayoría de nosotros tenemos aspiraciones de ser hombres de negocios cuando terminen nuestras carreras. Pero esa parte comienza antes. Tienes que ser capaz de ponerte los dos sombreros. No puedes sentarte y decir, ‘bueno, voy a ganar mucho menos dinero por la presión de la gente’, porque de repente, si no ganas menos dinero entonces es que no te importa ganar. Eso son gilip—eces“.

“Soy afortunado de estar en una organización que sabe como preocuparse de sus jugadores y a la vez poner un buen equipo en la pista. Ellos han sabido hacer las dos cosas”.

“La mayoría de los jugadores no tienen esto. Ellos se quedan en un predicamento, probablemente intencional por parte de los equipos, que les fuerza a ganar menos dinero. Mientras tanto, el valor de la franquicia va en las espaldas de sus jugadores sean o no sean egoístas”.

“Es la cosa más ridícula que he oído nunca. Gilip—eces, sólo gilip—eces”.