La escasez de test en Estados Unidos impide examinar a todos los jugadores

Pese a su deseo de controlar el estado de salud de todos sus jugadores, la NBA está teniendo problemas a la hora de poder llevar a cabo las pruebas. El motivo, tal y como informa Sam Amick, de The Athletic, es la escasez de test en Estados Unidos y el hecho de que los que se tienen se reserven para pacientes que muestren síntomas avanzados. Esto está dificultando a la Liga el poder establecer cuál es el punto de partida y tomar las medidas que considere necesarias con conocimiento de causa.

Como resulta lógico, en el actual contexto la NBA no es ni mucho menos prioritaria en relación a la salud pública, lo cual no deja de hacer problemática esta situación. El plan actual aún pasa por poder terminar la temporada, aunque sea con un calendario reducido o un final más tardío, pero esto se complica si no se puede determinar la situación de muchos de sus integrantes. De momento se han establecido una serie de medidas de urgencia para frenar la propagación del virus, aunque no está claro si estas van a ser suficientes.

Un caso bastante significativo lo encontramos en lo sucedido el pasado miércoles en el Golden 1 Center de Sacramento. El positivo de y la consecuente suspensión de la competición se dieron a conocer instantes antes de la hora a la que el partido entre y Pelicans debía arrancar, lo que hizo que este no llegara a jugarse debido a que Courtney Kirkland, árbitro del encuentro, había pitado a los dos noches antes. Esto dio lugar a que se quisiera realizar pruebas a todos los jugadores de la plantilla local, pero había una evidente complicación: el Condado de Sacramento, con una población de 1,5 millones de habitantes, solo está capacitado para hacer 20 test al día.

Quienes sí fueron examinados fueron los integrantes de los Utah Jazz, en contacto mucho más directo con Gobert, pero ni siquiera la plantilla de Oklahoma City , rival de los de Salt Lake City esa misma noche, pudo hacerse las pruebas. En su lugar, se sometieron a una cuarentena de 24 horas, aunque ya han sido citados para la realización de los test.

Con todo, Sam Amick ha informado también de que un agente de renombre en la NBA cree que las pruebas podrán empezar a realizarse de forma masiva a los miembros de cada franquicia durante la semana que viene, lo que abre una puerta al optimismo. Habrá que ver si esto se cumple y, en caso de que así sea, cuáles son los resultados obtenidos.

(Fotografía de portada: Jeenah Moon/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a nuestros artículos especiales y el podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Adam Silver dirige una carta a los aficionados de la NBA