La NBA al borde del boicot


Empieza el 2021 y lo hace por todo lo alto. Cuando parecía que lo sucedido el año anterior era insuperable y solo se podía ir a mejor, el 6 de enero un asalto al capitolio para evitar la envestidura del nuevo presidente de los Estados Unidos ocupó las portadas de todos los periódicos. Un hecho que ha sido condenado por la gran mayoría de las personalidades norteamericanas, incluidos los jugadores de baloncesto. De nuevo, en su gran mayoría, se posicionaron en contra del asalto. Pero todo no acaba aquí, sino que las estrellas de la NBA también se han mostrado indignadas con la resolución de la fiscalía de no presentar cargos contra el policía que disparó a Jacob Blake.

Dos hechos que han puesto jaque a la Liga y que por momentos podrían haber significado un parón de la misma, semejante al del Black Lives Matter. Una medida que podrían haber tomado Los Angeles Clippers la pasada madrugada ante los Golden State Warriors, pues tal y como apuntan dos de sus jugadores más importantes habrían estado de acuerdo en volver a sabotear un partido de NBA. Así lo informó Paul George en su rueda de prensa posterior al partido: “Hubiera hecho de todo para cerrar la Liga. Creo que esto es algo que definitivamente debería haberse abordado, habría estado a favor de cerrarla”. Una opinión que comparte con su compañero de equipo Marcus Morris: “En mi opinión personal, arrodillarnos no fue suficiente. No creo que deberíamos haber jugado siquiera”.

Por su parte, el enfrentamiento entre los Miami Heat y los Boston Celtics también pudo haberse suspendido. Finalmente, ambos rechazaron esa opción y decidieron arrodillarse durante el himno y leer una declaración conjunta como protesta al diferente trato policial que recibieron los asaltantes respecto a las protestas del Black Lives Matter. Otro equipo que no faltó en estos compromisos sociales fueron los Milwaukee Bucks, que al ser el equipo referente del Estado de Wisconsin recibieron un mensaje por parte del padre de Jacob Blake, quien les pidió que jugarán y no boicotearan el choque ante los Pistons, lo que les ayudó a pensar en otra forma de protesta. Los pupilos de Budenholzer y de Casey nada más empezar el enfrentamiento lanzaron el balón fuera y se arrodillaron en la pista. 

Por último, como no, la opinión de Draymond Green no faltó al respecto. El de los Golden State Warriors también se planteó no jugar por la doble vara de medir en la policía estadounidense. Además, lanzó un mensaje en busca de cambios : “Siempre hay un grito de ‘cancelad el partido de la NBA. Protesta por el baloncesto, no juegues.’ Pero si vamos a protestar durante estos partidos y no jugar, todos en Estados Unidos tienen que estar en la misma. La NBA está haciendo lo que puede. Hablamos, hacemos todas las cosas que vamos haciendo. Pero en algún momento necesitamos que los legisladores cambien las leyes ”

(Fotografía de portada de Ezra Shaw/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.