La NBA y el sindicato de jugadores acuerdan un plan de justicia social


La NBA y la NBPA han cerrado un acuerdo mediante el cual se han comprometido a utilizar la reanudación de la temporada como plataforma para combatir el racismo estructural y promover la justicia social. Ambas partes han hecho oficial esta resolución a través de la publicación de un comunicado oficial.

A la reunión asistieron el comisionado de la NBA Adam Silver, la directora ejecutiva del sindicato de jugadores Michele Roberts, el presidente y actual jugador de los Thunder Chris Paul y el vicepresidente y componente de la plantilla de los Heat Angre Iguodala. Después de un gran debate interno y el choque de distintas posturas, la liga ha unido sus fuerzas para promover el cambio social.

De momento este acuerdo no se ha traducido en ningún plan específico pero existe “una amplio acuerdo sobre la dirección y las prioridades que deberán tomar los esfuerzos, especialmente con respecto al apoyo al activismo y el liderazgo de los jugadores.”

Durante la reunión se trataron diversos asuntos y problemáticas tales como el aumento de la representación afroamericana en la NBA y sus equipos, una mayor participación de la comunidad negra en los altos cargos ejecutivos y de propiedad de las franquicias y la creación de una fundación que fomente el aumento de las oportunidades de desarrollo educativo y económico de este colectivo.

“Los problemas de racismo estructural y brutalidad policial en nuestro país deben terminar”, afirmó Paul en el comunicado de prensa. “Como sindicato de jugadores y como liga, nuestro trabajo es utilizar nuestra plataforma colectiva para poner de relieve esos problemas y lograr un cambio. Como jugadores hemos asumido un papel de liderazgo cuando se trata de utilizar nuestra voz e implementar soluciones prácticas. Pero todavía queda mucho trabajo por delante, tanto en Orlando como a largo plazo.”

Por su parte, Silver aseguró que tanto él como los jugadores “están comprometidos con la acción colectiva para construir una sociedad más justa y equitativa.”

Esta reunión ha tenido lugar en una semana en la que los jugadores tienen que decidir si participar o no en la burbuja de Disney World. Los partidos están programados a partir del 30 de julio y los playoffs se extenderán hasta principios de octubre. Los jugadores que no viajen a Orlando por razones médicas deberán notificarlo a la NBPA antes de este jueves, día en el que el sindicato anunciará todas las ausencias registradas a la NBA. Posteriormente, cada franquicia tendrá hasta el 1 de julio para comunicar a la liga los jugadores disponibles que participarán en la temporada.

Mantener el foco en el movimiento Black Lives Matter se ha convertido en una de las mayores preocupaciones de los jugadores durante las últimas fechas. La semana pasada, Lou Williams declaró no tener segura su participación en la burbuja y mostró sus dudas al respecto de cómo la NBA podría utilizar la competición como escaparate social.

“Si más niños, adultos o cualquier persona negra que esté lidiando con la brutalidad policial siguen siendo asesinados y nosotros seguimos indignados, no sé si lo mejor para nosotros es jugar. Parecería que no nos importa”, declaró el jugador de los Clippers durante un video-chat en vivo.

(Fotografía de portada de Michael A. McCoy/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Pssst, suscríbete, navega sin publicidad y consigue acceso a nuestros artículos especiales, un chat exclusivo para suscriptores y redactores y escucha nuestro podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.