La reinfección por COVID-19, otro problema para la NBA


Pese a todas las medidas que la NBA y su personal han tomado para evitar el impacto del coronavirus en la competición, en los últimos días se ha llegado a un punto en el que ha resultado imposible que la pandemia no se llevara todos los focos. Tras suspenderse numerosos partidos y con equipos infectados casi al completo, la Liga y los jugadores se han reunido para tomar cartas en el asunto y cambiar ciertos protocolos. No obstante, la propia organización siempre ha tenido en cuenta que esto podía ocurrir y es por ello que ha tratado de realizar un calendario y una planificación de la temporada flexible para casos como estos.

Lo que no preveía nadie es la noticia que aporta Brian Windhorst de ESPN, y es que varios jugadores habrían dado positivo por segunda vez. Y aunque muchos estudios se han atrevido a estimar la duración de la inmunidad, esta parece ser un caso muy complejo y que depende de una gran cantidad de variables. La reinfección es ahora otro problema a abordar en la reunión que mantendrán la NBPA y la NBA, y que evidentemente obligará a cambiar ciertos protocolos. De hecho, muchos equipos ya están tomando la decisión de confinar a aquellos jugadores que han pasado la COVID-19, como bien puede ser el caso de Kevin Durant en los Brooklyn Nets o Bam Adebayo en los Miami Heat.

Ben Simmons se salta los protocolos de seguridad

Y con todo lo que está ocurriendo, el altercado de Ben Simmons es la guinda a este amargo pastel. Después de que Seth Curry diera positivo durante el encuentro ante los Nets, los Philadelphia 76ers tenían planeado hacer noche en New York y no regresar a sus casas. Una medida lógica, ya que los jugadores y el cuerpo técnico habían mantenido contacto estrecho con el ex de los Mavericks. Motivos que no le valieron al alero australiano para pensar en el bien común; éste se marchó de vuelta a Pensilvania por sus propios medios sin especificar el motivo y saltándose las políticas establecidas por el equipo.

Evidentemente los 76ers se enteraron de lo ocurrido y fuentes cercanas achacan esta decisión a que la NBA no tiene ningún restaurante autorizado en la Gran Manzana. Un motivo de poco peso para tomar una decisión tan arriesgada y que puede ser tan contraproducente para la imagen del jugador y el equipo. Hasta el momento, la indisciplina ya le ha costado 25.000 dólares a los de Philly por no ser transparentes con las ausencias más recientes de Ben Simmons. Se espera que el caso llegue a manos de la Liga en los próximos días. 

(Fotografía de portada de Jeenah Moon/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.